El potrillo y la velocista fueron los nombres destacados del martes sureño, donde no se pudieron publicar los programas porque no cumplieron el pago con los proveedores del sistema; otro papelón

LA PLATA.- No hay caso. El Bosque está en un momento de esos en que todo sale mal, aunque, vale aclararlo, no es obra de la casualidad o de la mala fortuna. Ya es lindante con la vergüenza lo que está pasando en el sur, que ni lunes ni martes pudo publicar sus programas para la próxima semana por una deuda con el proveedor de sistemas. Peor, no se consigue; la inoperancia, la desidia y el desinterés por la hípica ya obligan a un replanteo a ver cómo se sigue. Si hasta la Revista Palermo Blanca tuvo que atrasar su salida tradicional de cada miércoles por aquella razón…

Bien, sin saber propietarios ni profesionales qué harán con sus caballos anotados de acá a unas horas, este martes hubo carreras en los eucaliptos, con otra reunión entera de carreras comunes -ya un clásico ante las constantes anulaciones de las jerárquicas- y poquito para destacar, produciendo un nivel de apuestas de 29.881.310.

Esta vez sí hubo algunas condicionales como para contar qué pasó, sacar conclusiones y pensar que sus ganadores podrán tener aspiraciones clásicas de un tiempo a esta parte. Por ejemplo, en el Premio Capello (1600 m), para potrillos de 3 años titulares de 1 victoria, lo de Minero de Oro fue llamativo, dejando atrás una pálida reprise en San Isidro.

El hijo de Violence y Mintlips (Awesome Again) que fue criado por el Haras La Pasión fue terminante para doblegar por nada menos que 10 cuerpos a Unava Hit (Hit It a Bomb), defendiendo de la mejor manera su condición de amplísimo favorito y deteniendo el reloj tras estupendos 1m38s42/100 sobre pista húmeda.

También fue bueno lo de Singer Key (foto), 4 años reservada del Haras Firmamento que le dio al Team Gaitán su foto número 100 en tándem con la divisa de Juan Carlos Bagó. La hija de Key Deputy y Miss Best Sing (Numerous) cargó todos los boletos y, a la hora de la verdad, no tuvo piedad, sometiendo por 3 cuerpos a Franchesca Spring (Greenspring), guiada con la efectividad de siempre por Rodrigo Blanco. Fue la cuarta victoria para la zaina, que de potranca había triunfado en el Clásico La Troienne (L) del norte, y arrimado en otros turnos bravos de la corta.

Ahora que ya se quitó la mala racha de encima, valdrá la pena poner un ojo sobre Singer Key, que seguramente se reintegrará pronto al plano de las carreras importantes. Como decoración, su tiempo para los 1000 metros del sur fue excelente: 59s43/100.