El caballo argentino correrá sobre 1800 metros y en la arena el Hagyard Fayette Stakes (G2); lo montará el panameño Gerardo Corrales

Tal como anticipó a fines de la última semana Turf Diario, el campeón argentino Miriñaque cumplirá este sábado su segunda presentación en las pistas de los Estados Unidos. Será en la arena de Keeneland, donde animará el Hagyard Fayette Stakes (G2), sobre 1800 metros y con 200.000 dólares en premios. Al cuidado de María Muñoz, el tordillo llevará en sus riendas al panameño Gerardo Corrales.

Cotizado a 15/1 en el morning-line, anteúltimo entre los 10 confirmados, el hijo de Hurricane Cat debutó allí en agosto tomando parte del siempre complicadísimo Pacific Classic (G1) y con poco tiempo de aclimatación, lo que derivó en un lejano quinto lugar en pos del crack Maximum Security (New Year’s Day), dejando de ser peligroso ya en la recta opuesta.

Con apenas dos movimientos suaves registrados desde entonces, y afincado aquí en la caballeriza del muy ganador Wesley Ward, la expectativa pasa por ver mejorar al que fuera Caballo del Año y Campeón 3 Años Macho en Argentina durante la última temporada, una tarea que puede no resultarle para nada sencilla.

No hay carrera liviana en Keeneland, y el Fayette Stakes no es la excepción, menos con unas pocas semanas para que allí mismo se resuelva la Breeders’ Cup, hacia la que muchos todavía buscan sacar pasaje. Tax es el candidato, pese a la irregularidad que mostró en los tiempos más cercanos.

Uno de los buenos potrillos de 2019, el hijo de Arch fue tercero en el Remsen Stakes (G2) a los 2 años, y a los 3 logró ganar el Whithers Stakes (G3) y el Jim Dandy Stakes (G2), además de ser segundo en el Wood Memorial (G2), cuarto en el Belmont Stakes (G1) y de correr el Kentucky Derby (G1), aunque sin demasiada suerte. Este calendario apenas corrió la Pegasus World Cup (G1) y el Oaklawn Handicap (G2), siendo noveno y quinto, respectivamente, pero ahora reprisa con ganas de mostrar su mejor versión.

Dale Romans confía a pleno en Mr Freeze (To Honor and Serve), segundo en esta misma prueba hace doce meses y que viene de dos labores que no se relacionan con todo lo bueno que había hecho anteriormente, triunfando en el West Virginia Derby (G3), en el Ack Ack Stakes (G3) y en el Gulfstream Park Mile Stakes (G2) o llegando segundo en la mencionada Pegasus World Cup y tercero en el Clark Handicap (G1).

Con la confianza por el cielo después de llevarse el Preakness Stakes (G1) con Swiss Skydiver (Daredevil), Kenny McPeek apuesta fuerte con Crafty Daddy (Scat Daddy), que viene de imponerse en el Opening Verse Overnight Stakes (L) de Churchill Downs, mientras que Coastal Defense (Curlin), también bajo las órdenes de Romans, salta desde las condicionales con expectativas.

No será fácil la historia para el argentino Miriñaque en Keeneland, aunque la ilusión por verlo en el nivel  estupendo que tuvo durante su etapa de actuación en San Isidro o Palermo se mantiene intacta. La calidad no se olvida.