El tordillo ganó con absoluta comodidad el Gran Premio República Argentina (G1) y ahora suma 7 discos en el máximo plano

A

quello de que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos parece no aplicar para el crack Miriñaque, que a sus casi 7 años no deja de escribir páginas de gloria al libro de su historia inolvidable. Como antes había pasado con los grandes premios Polla de Potrillos (G1), Nacional (G1), San Martín (G1), Dardo Rocha (G1), Martínez de Hoz (G1) y de Honor (G1), ahora el tordillo se quedó con la copa del Gran Premio República Argentina (G1) con “doblete” de ovaciones de por medio.

La enorme cantidad de público que decoró las tribunas del imponente lunes 1 de mayo en el Hipódromo Argentino de Palermo aplaudió al tordillo cuando hizo el paseo y lo volvió a ovacionar en su regresó para las fotos, cuando ya tenía bajo el brazo otro éxito resonante.

Y si hay un caballo que se lo tiene merecido, ese es Miriñaque, que desde 2019 viene haciendo soñar a todos, aquí o en cada uno de sus varios intentos en el exterior, haciéndose querer… Si hasta en Instagram puede encontrarse el “miriñaqueclub”.

No cualquiera se hace querer como el hijo de Hurricane Cat; en los últimos años, quizás Strategos (Zensational) y Luhier Blues (Le Blues) gozaron de ese cariño particular de la afición, exigente si las hay a la hora de escoger a sus ídolos.

Miriñaque parecía una fija en la previa del República Argentina, y ganó cómo se preveía, con solvencia, sin esforzarse al máximo y con claridad. Francisco Leandro se limitó a no apurarse, a no dejarlo lejos y a moverlo un poquito en el derecho, cuando el puntero Lagarto Boy (Suggestive Boy) ya lo había dado todo adelante.

Bastó con que el jockey brasileño agitara apenas las riendas para que el campeón preparado por María Cristina Muñoz sacara ventajas y le pusiera candado a su séptima conquista en el máximo plano, la quinta que consigue ante las tribunas porteñas.

Tío Boy (Greenspring) fue el que más se le pudo arrimar, terminando segundo a 2 1/2 cuerpos, con Lagarto Boy manteniendo el paso para ser tercero a otros 5 largos. Detrás, a 1 1/2 más, Super Inter (Super Saver) completó la cuatrifecta, mientras Pepe Joy (Fortify) cerraba la marcha y Dreaman (Galicado) se lesionaba y debía ser desmontado en la pista.

Corrió muy fuerte Miriñaque, tanto que empleó un tiempo de 1m57s93/100, a sólo 8/100 del récord que desde la versión 2016 del República Argentina mantiene El Margot (El Garufa).

Noticia en desarrollo