Tal como se había anunciado después del Latino, el tordillo es una nueva esperanza para el turf argentino

Tal como se había anunciado pocas horas después de su gran segundo lugar en pos de Tetaze (Equal Stripes) en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) de marzo último en San Isidro, Miriñaque, el potrillo más consistente de la última temporada, emprendió anoche su camino hacia los Estados Unidos.

El hijo de Hurricane Cat ya está realizando la cuarentena en Miami para luego realizar un nuevo viaje, ahora hacia California, donde, en un principio, será atendido por María Cristina Muñoz con la ayuda del jockey Sergio Toscani, el mismo equipo que lo llevó a ganar los grandes premios Polla de Potrillos (G1) y Nacional (G1), y también el Clásico Old Man (G3).

El tordillo del Stud Parque Patricios es ahora una nueva gran esperanza para el turf argentino en la hípica más competitiva del mundo.