La hija de Equal Stripes volvió a su mejor forma y se llevó la otra prueba importante del lunes porteño de punta a punta

La actuación de Miss Eder en el Clásico Chile (G2-2200 m, arena normal) del lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo fue una de esas que en las carreras largas aquí no se ven tan seguido. Tildarla de espectacular resultaría lo más justo, teniendo en cuenta que tuvo un ritmo impresionante en todo momento y, así y todo, pudiendo mantenerse al frente con comodidad en la parte final Fue una victoria modelo americano la de la hija de Equal Stripes, que corrió en todos lados, movió el reloj parejo y tuvo el aire necesario como para resistir arriba, reencontrándose con su mejor nivel y confirmando la levantada que había insinuado a principios de agosto cuando se llevó el Handicap Academia Nacional de Agroveterinaria Equina, en otro nivel, clar.

Había pasado varios meses en las sombras la alazana, la misma que allá por noviembre se llevaba el Clásico Ramón Biaus (G2) de una forma tan contundente que terminó resultando favorita en el Gran Premio Copa de Plata (G1), cuando llegó lejos empezando ese período de malas noticias para su gente. Trabajó Omar Labanca junto con su equipo para devolverla a su mejor nivel y ahora, con Gerónimo García volviendo a sus riendas, dio muestras de que todavía tiene más por dar y que el haras puede esperar.

Decidida, firme, así salió Miss Eder de los partidores, ubicándose delante de Jericoacoara (Agnes Gold) y luego de Joy Nima (Fortify) y Marquesa Key (Key Deputy). Fue esta última la que aumentó la presión en los tramos finales de la curva y al pisar la recta, aunque sin conseguir el efecto deseado. Entonada, firme, con ritmo, la puntera continuó escarbando y se mantuvo, cruzando la meta con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre Marquesa Key, con Pura Verdad (Catcher In the Rye) en tercero a 4 cuerpos y todo tras 2m14s14/100.

Criada por el Haras Estancia La Josefina y defensora de los colores del Stud El Pulpo, Miss Eder pertenece a la familia materna de Miss Venecia (Luxemburgo), la misma que en tiempos cercanos proyectó nombres como los de Equal Miller (Equal Stripes), Sankalpa (True Cause) o Wild Stream (Boboman), entre otros.

Miss Eder volvió por sus fueros, a los triunfos importantes y ahora encara agrandada la parte final de la temporada. El Biaus vuelve a aparecer en el horizonte y también la Copa de Plata. Está claro que todo depende de ella, pues si consigue mantener la forma que exhibió en Palermo este lunes es capaz de darle batalla a cualquiera. No hay más secretos para su generosidad.