Sábado de fiesta en Palermo con la apertura de la Triple Corona para potrillos y potrancas

Llegó la hora de la verdad; el momento en que “los pingos se ven en la cancha”. Arranca hoy en Palermo una nueva Triple Corona, con la ilusión de siempre para todos de encontrar por el camino el crack de la generación, en producto capaz de mandar por sobre el resto. Desde 1996, con el inolvidable Refinado Tom (Shy Tom), que ningún 3 años consigue ganar las tres carreras de la serie, ¿se cortará la racha en 2019?

La pregunta es difícil de responder, pero el sueño siempre está firme, latente, las manos listas para aplaudir a rabiar al diferente, al que tenga las cualidades para completar el Grand Slam hípico, tan difícil por sus particulares condiciones y sus exigencias.

Será una tarde de fiesta la que se disfrutará hoy en el coloso de Avenida del Libertador y Dorrego. Las tribunas que admiraron a los mejores caballos de la historia lucirán repletas de aficionados predispuestos para recibir a aquellos que sean capaces de ganar el Gran Premio Polla de Potrancas (G1) y el Gran Premio Polla de Potrillos (G1), ambos sobre la mítica milla.

Como suelen decir los cuidadores de la guardia vieja: “En las Pollas se corre en todos lados”. Es cierto, no suele haber lugar para las especulaciones, para los tibios; es, casi siempre, a matar o morir la cuestión. Machos y hembras jóvenes tendrán por delante una carrera que cualquier hípico que se precie de tal tiene en su lista de trofeos por levantar. Como un Kentucky Derby (G1) o como un Derby de Epsom (G1).

Hoy se acabaron las palabras, las tácticas se cumplirán o no, aunque, como siempre, desde el día uno, el disco tendrá la verdad; cristalizará el sueño del pibe en alegría, o fundirá la esperanza con la tristeza, como le pasa a la mayoría; es la vida del turf, ni más ni menos.

Llegan las Pollas a Palermo, con todo lo que eso significa, y hay candidatos por supuesto. La versión para potrillos luce como una de las más parejas de los últimos tiempos, y la de potrancas competitiva al máximo.

Con Ivar (Brz-Agnes Gold) ya “hablando en inglés”, la división trabaja para encontrar el sucesor. Pocas veces se da que no haya un titular de G1 en la apertura de la Triple Corona, dato que ciertamente no ayuda en cuestión de rating. Esta vez la experiencia acumulada en La Plata por Señor Don (Señor Candy) y Thomas Call (Angiolo) chocará con el ingreso al plano mejor rentado del invicto Opus Alpha (Cima de Triomphe), todos favorecidos por la baja de último momento que resultó la de Amiguito Calificado (Orpen), que no pasó el corte por un pequeño inconveniente físico cuando aparecía en el horizonte con un sólido candidato.

Tetaze (Equal Stripes), como Opus Alpha, atendido por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia, vuelve a la arena de su brillante estreno tras un aceptable quinto en las Dos Mil Guineas (G1) de San Isidro, y Miriñaque (Hurricane Cat) llega entonado tras doblegar a Candidato (Sidney’s Candy) en el Old Man (G3).

Carlos D. Etchechoury confía en el ascendente French Twist (Heliostatic) y en Roman Joy (Fortify), que vuelve a la pista donde ganó debutando, sin olvidar que en la grama del norte escoltó al mencionado Ivar en el Gran Criterium (G1).

Por el lado de las potrancas, Joy Epífora (foto) y Evincing protagonizarán la parte 3 de un dueño que promete. En el primer enfrentamiento, aún haciendo “locuras”, la hija de Fortify superó a la de Equal Stripes con cierta comodidad en el Jorge de Atucha (G1), pero luego el margen entre ambas se achicó al máximo en el Gran Premo Estrellas Juvenile Fillies (G1), idéntico resultado de por medio.

Desde entonces, Evincing ganó fácil el Campos y de mañana siguieron trabajando para corregir esa mala costumbre que tiene de echarse hacia adentro, sin la que, quizás, las Estrellas podrían haber sido suyas.

Invicta y descansada llega Joy Tesalina (Fortify), que fue especialmente preparada para la Polla después de ganar un Güiraldes (G3) imposible, sufriendo todos los contratiempos habidos y por haber, pero sacando adelante la historia con muchísima calidad. Además, anda en el aire…

Joy Canela (Fortify) fue segunda de Evincing en el Campos y Hennie Six (Sixties Icon) aguarda porque el laboratorio francés confirme que será la ganadora de las Mil Guineas (G1), tras terminar como escolta de Ondina Dubai (E Dubai) “en la cancha”.

Y no se puede olvidar a La Hepburn (Fragotero), que bajó la guardia en las Estrellas, pero es capaz de volar alto.