El hijo de Easing Along se quedó de punta a punta con la mejor carrera del sábado en Palermo

La confianza y la paciencia que Alfredo Gaitán Dassié y todo su equipo de trabajo siempre le tuvo a Montecelso, está rindiendo sus frutos. Después de una reprise que llamó la atención, el hijo de Easing Along dio este sábado sobre la arena normal de Palermo otro paso firme hacia las carreras más importantes, por ahora de la media distancia.

Con solvencia, bajo escala de peso por edad y en un tiempazo, el caballo del Stud Mayflower se quedó con el Clásico Good Manners y parece tener vía libre para encarar el camino hacia el Gran Premio de las Américas – OSAF (G1), con el Clásico Benito Villanueva (G2) como paso casi obligado, siempre en la arena céntrica.

En la punta desde la partida, Montecelso y sus 492 kilos se movieron siempre con ventajas sobre el favorito Roman the Mad (Roman Ruler), estirándolas al pisar la recta. Conforme el disco se acercaba, ninguno de sus rivales lograba abreviarle diferencias al líder, que consiguió el objetivo tras excelentes 1m33s15/100 y con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre Es Torrent (Sidney’s Candy); a medio largo, en tanto, Roman the Mad quedó tercero.

¿Y Power Up? El último ganador del Estrellas Mile (G1) y del Palermo (G1) fue una sombra, inofensivo en todo momento y cansándose de los 200 metros al disco, la zona en la que generalmente da lo mejor de su parte.

Criado por el Haras La Pasión -cabaña que logró el 1-2-, Montecelso volvió a ser ese caballo que hace más de un año ilusionaba a Gaitán y al propio Pablo Falero, su jockey por aquél entonces. Se lo esperó todo lo necesario, se lo va llevando de a poco y el zaino responde y responde, exhibiendo una calidad que da derecho a pensar en los objetivos más caros.