El tordillo alcanzó el décimo séptimo triunfo de su campaña despachando este sábado al par albiceleste

MONTERRICO, Perú (Especial para Turf Diario).- La campaña y edad de Asfaloth (Riviera Cocktail) terminaron siendo su principal escollo en el Clásico Perinox (1600 m), la central de este sábado en Monterrico. El noble tordillo ya tenía todo controlado a 200 metros de la meta, pero empezó a enfriarse, permitiendo que el argentino Pichonaister (Stay Thristy) le tirara encima su buen momento para comprometerlo en la definición.

La carrera se había planteado como uno la imaginaba en la previa. Es decir, Charpentier (Freud), otro albiceleste, manejando las acciones y Pichonaister presionando. Los parciales reflejaron ese tren violento con 24s11/100 y 23s87/100 para los dos primeros cuartos de milla.

Edwin Talaverano, en el puntero, trató de aquietar el paso para el tercer parcial y bajó las revoluciones a 25s40, permitiendo que Trujillo aprovechara la ocasión para irse con el tordillo favorito en busca de la línea puntera y fue cuando ambos entraron casi de la mano a la recta final. Tercero, por el medio de ambos, estaba Pichonaister, con un Chuan cauteloso, que guardaba todo lo mejor de su caballo para la recta final.

En pleno giro de curva los tres de juntaron, llevando el del medio la peor parte. Si bien, no fue un estorbo significativo, de alguna manera obligó a replantear las cosas con Pichonaister. Ya no tenía el sitio claro por el medio de los punteros, que se le estaban escapando, y el jinete líder tuvo que sacar para afuera.

Así, a falta de 300 metros, Charpentier ya no tenía las fuerzas para luchar y Asfaloth se escapó del grupo a tiempo para asegurar la carrera. Cuando parecía que sería un galope vino lo inesperado: El tordillo empezó a enfriarse, a bajar el ritmo y fue cuando el hijo de Stay Thristy regresó embalado para descontarle ventaja y rematar solo a una cabeza al momento de cruzar el espejo.

Un final bastante pobre, con un remate de 27s77 para los 400 finales, cerrando un tiempo total de 1min41s15. Marcas que definitivamente muestran que algo debió pasar con el noble tordillo nieto de Farallon P., que terminó alcanzando, aunque con angustias, su carrera número 17 (incluyendo 14 clásicos) en 41 salidas.

El placé de Pichonaister, bastante rescatable, lo pone en camino para seguir intentando en las pruebas de mediofondo, mientras que Charpentier parece alejarse cada vez más de sus tardes de gloria.

Néstor Obregón Rossi

www.peruhipico.net