El hijo de Termi Nov ratificó su buen momento alcanzando su primer triunfo jerárquico, en Palermo

Venía rindiendo bien en las condicionales Moriarty (54 1/2 kg.), que este jueves en el Hipódromo Argentino de Palermo tuvo un regreso al terreno jerárquico ideal. Ratificando ese momento positivo, atropelló fuerte en la recta para quedarse con el Handicap Mariache, disputado sobre 1600 metros en la pista de arena.

Hacía más de 2 años que el hijo de Termi Nov y Crystal Diva (Singspiel) no sabía de choques fuera del nivel común, precisamente desde que alcanzó un muy meritorio y promisorio cuarto lugar en el Clásico Ensayo (G3), a sólo 3 1/2 cuerpos de Village King (Campanologist), que luego se quedaría con el Gran Premio Jockey Club (G1).

Mucha agua corrió bajo el punta, varias gestiones de poco valor, hasta que hace unos meses Oscar Peppe Cancela, su cuidador, consiguió devolverlo a su mejor forma, con pico máximo de rendimiento en el Mariache, una carrera que se hizo rápida con el inesperado liderazgo del favorito Hasta Después (Ever Peace, 60).

Luciano Cabrera dejó lejos en el comienzo a Moriarty y lo fue acercando conforme pasaban los metros. Cuando en el derecho Hasta Después agotó sus energías, el caballo del Stud Es Así pasó al frente abierto por los 250 metros para luego contener por 3/4 de cuerpo y media cabeza los avances de Te Lactagogo (Sidney’s Candy, 58 1/2) y la yegua Marie Curie (Interaction, 57 1/2), tras aceptables 1m36s49/100, en una cancha brava.

Criado en el Haras La Pesadilla, Moriarty devolvió un sport de $ 7,50 y ahora en su cuenta son 3 los triunfos al cabo de 18 presentaciones, situación que le abre un futuro de ilusión, ya que le cabe tanto la posibilidad de las condicionales como de seguir manejándose en el terreno de los handicaps y clásicos menores. Nada mal en épocas de crisis…