El jockey aprovechó el espacio interno y el hijo de Dark Angel respondió de gran forma para imponerse fácilmente en el Wolferton Stakes (L)

Royal Ascot 2020 tiene a varios jockeys encendidos. Jim Crowley es el que más ruido está haciendo, pero después de un miércoles estupendo, James Doyle ratificó estar inspirado con la conducción que le dio a Mountain Angel y que le permitió doblegar al gran favorito Sir Dragonet (Camelot) en el Wolferton Stakes (L-2000 m, césped), uno de los clásicos de soporte a la histórica Gold Cup (G1) y en el que había quedado quinto en la edición anterior, cuando los G1 Addeybb (Pivotal) y Magic Wand (Galileo) ocuparon en ese orden los dos primeros lugares.

En una cancha blanda por las lluvias y lloviznas reinantes, el jinete no pedió un metro con el hijo de Dark Angel y Fanciful Dancer (Groom Dancer), escalando desde bastante atrás en la recta final para dominar a una cuadra de la sentencia y ponerse a cubierto de la estocada que abierto desató Sir Dragonet, finalmente segundo a 2 1/4 cuerpos. A medio largo, Regal Reality (Intello) completó el podio, un pescuezo delante de Prince Eji (Dubawi), que costó una fortuna de potrillo.

Al cuidado del efectivo Roger Varian, Mountain Angel no corría desde el 22 de noviembre último, cuando se despidió cerrando la marcha en el Bahrain International Trophy, en Bahrein. En efecto, hacía casi 15 meses que no conseguía victoria alguna, desde que hilvanó dos primeros en Epsom, más allá de su buen segundo posterior detrás de Olmedo (Declaration of War) en el Prix Gontaut-Biron (G3) de Deauville, en Francia.

Tras la carrera, Doyle, que ahora suma 16 primeros puestos en el mitin real, comentó: “Había corrido bien en este turno el año último y sin dudas que la lluvia lo ayudó a sentirse muy cómodo. Se relajó bastante y cuando en la recta me bajé las antiparras no podía creer cuanto espacio se había hecho por dentro; también se trataba de no apurarme, para tener caballo cuando llegara el momento del esfuerzo final”.

Sobre su buena semana, el profesional expresó: “Hay que disfrutarlo. Es muy distinto a lo que estamos acostumbrados, miraba las repeticiones anoche y estaba todo muy quieto. No soy Frankie, desafortunadamente, pero es lindo estar aquí”.

El destacado preparador Roger Varian, en tanto, que sumó su segundo triunfo en Royal Ascot 2020, dio su parecer sobre la actuación de Mountain Angel: “Tuvo todo a su favor. Es un caballo fresco y que lo ha demostrado al cabo de los años. Tuvo un buen desarrollo, le encantó el piso blando y estaba muy bien en las mañanas. Probablemente no es el indICado para correr seguido, y la idea es probar fortuna en un par de carreras de grupo, copiando el programa que seguimos la temporada anterior”.