Los dos potrillos y la potranca ascendieron en la categoría opcional durante la tarde de viernes en la pista de arena del norte

Números interesantes dejó la jornada del viernes en el Hipódromo de San Isidro, logrando una recaudación de 61.011.222 pesos para las 15 competencias que se resolvieron, con un promedio algo superior a lo habitual de $ 4.067.414, confirmando la tendencia sostenida que viene teniendo el juego en las principales pistas nacionales.

En la cancha, además del Handicap Dr. Ignacio Pavlovsky, los dos años dejaron su marca dentro de la categoría opcional, aquella en la que no pueden participar ejemplares pertenecientes a las 12 caballerizas que más arriba aparecen en la estadísica por sumas ganadas, en este caso, desde el 1 de mayo.

Los machos jóvenes abrieron la reunión con Mozartino encontrando en su tercera salida el ansiado ascenso, superando por cómodos 4 cuerpos a Full Story (Full Mast) tras 1m5s84/100 para los 1100 metros de arena. Al cuidado de Carlos Cabrera y del Stud Pacífica, el alazán es un hijo de Lizard Island y Mistela Crotta (Easing Along) que fue criado en el Haras Avourneen.

Un ratito más tarde, en la división, la gloria quedó para el debutante Largo Man (Manipulator y Largamira, por Mad Champ, Haras Cortines), que pasó de largo en el final para vencer por medio cuerpo a Adur (Angiolo) tras 1m5s52/100, apenas por debajo del tiempo empleado por Mozartino. Presentado por Mauro Castellazzi para su Stud La Peladilla, el vencedor llevó en sus riendas a Brian Enrique.

Por último, ahora entre potrancas, fue desquite rápido para la linajuda Tarde Libre (Fortify y Timberline, por Easing Along), reservada del Haras Vacación que había sido tercera en su debut y que ahora triunfó con mucha claridad. Preparada por Diego Peña -pero presentada por José C. Lobrutto, la zaina no tuvo ni para empezar con las rivales que le salieron al cruce, olvidándolas por el camino y llegando al disco con 7 terminantes cuerpos de diferencia sobre April Jane (Angiolo), deteniendo el reloj en 1m5s72/100.

Cristian Velázquez estuvo en las riendas de la menuda Tarde Libre (pesó 424 kilos), cuya madre, Timberline, ganó el Clásico General Lavalle (G3) y el Handicap Carapálida durante su campaña de pistas, con la misma familia de las también graduales Tamora (Salt Lake), Touch the Sky (Not for Sale), Tarsilia (Roman Ruler) y Trincheta (Salt Lake), todas portadoras de la blusa de Vacación.