Hijo de Unbridled, nació, prestó servicio y partió en el Pin Oak Stud de Lexington, en Kentucly; tenía 25 años

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Broken Vow nunca fue un padrillo súper comercial, pero sí se destacó por ser dueño de una generosidad enorme, tanto como para producir nada menos que 81 ganadores clásicos y 6 campeones.

A sus 25 años, el zaino que por muchos años fue estandarte en el Pin Oak Stud, la cabaña fundada por la ya fallecida Josephine Abercrombie, murió por causas naturales en su casa de siempre, pues también nació allí, tras pasar los últimos años ya retirado de la reproducción.

Broken Vow, que ahora será enterrado en el cementerio del haras junto a los recordados Sky Classic (Nijinsky), Peaks and Valleys (Mt. Livermore) y Maria’s Mon (Wavering Monarch), fue primero un muy generoso caballo de pistas. Hijo de Unbridled y Wedding Vow (Nijinsky), al cuidado de H. Graham Motion, ganó en 9 de sus 14 presentaciones, totalizando en premios 725.296 dólares.

Invicto en sus 4 primeras salidas, incluso venciendo en el Sir Barton Stakes (L) de Pimlico, sumaría luego el Ben Ali Stakes (G3) de Keeneland, el Skip Away Stakes (L), el R. R. M. Carpenter Memorial Stakes (L) y el Philip H. Iselin Handicap (G2), siendo además segundo en el Meadowlands Cup Handicap (G2) y en el Fayette Stakes (G3), y tercero en el Gulfstream Park Handicap (G1) y en el Massachusetts Handicap (G2).

Fueron casi 20 años los que atravesó Broken Vow como padrillo, destacándose entre sus hijos el nombre de Champagne Room, ganadora del Breeders’ Cup Juvenile Fillies (G1) de 2016 y Campeón 2 Años Hembra de su generación. Unbridled Belle, Sassy Image, Cotton Blossom y Rosalind fueron sus otros 4 ganadores de máxima escala en el norte, mientras que en la Argentina se destacó con Emerging Talent (foto), que se impuso en el Gran Premio Joaquín V. González (G1) de 2017. Además, es abuelo materno de Runhappy (Super Saver), Campeón Velocista de 2015 en los Estados Unidos.

“Las palabras no puede expresar lo que nos produce la pérdida de Broken Vow a cada uno aquí en Pin Oak, que lo hemos disfrutado desde su nacimiento, su campaña y su paso por la reproducción”, contó Clifford Barry, manager de la cabaña.