Murió en Chile Joaquín Barros Fontaine, propietario del Haras Carampangue

3370

Tenía 72 años y hacía mucho tiempo luchaba contra su débil salud; crío campeones de la talla de La Laguna Azul y Puerto Real; la cabaña continuará su camino

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Después de pelear durante varios años ante su frágil salud, este jueves falleció a los 72 años el empresario Joaquín Barros Fontaine, propietario del Haras Carampangue, emprendimiento hípico que inició aquí pero que alcanzó sus mejores logros en Argentina, manejado técnicamente por Ignacio Pavlovsky (h.).

Reconocido empresario farmacéutico, bodeguero, agropecuario y que también se desempeñó exitosamente en la veta hotelera, era accionista de importantes marcas como el Grupo Claro, Bodegas Santa Rita, Cristalerías de Chile y dueño del Laboratorio Sanitas y de la Agrícola La Martina, que manejaba varios campos.

Desde hacía 6 años Joaquín enfrentaba mano a mano su salud, con una insuficiencia renal que terminó con un transplante para luego sufrir diferentes problemas a los que enfrentó con hidalguía.

Barros Fontaine era un miembro importante de la comunidad hípica sudamericana a través de su Haras Carampangue, donde crío campeones del calibre de La Laguna Azul (Orpen) y Puerto Real (Pure Prize), y a los ganadores de G1 Solo Un Momento (Orpen), héroe en el último Dardo Rocha, Pinball Wizard (Orpen), Wiskola (Roy) y Maldivas (Pure Prize), sin olvidar otros ejemplares de jerarquía como Contá Un Cuento (Orpen), Water Level (Pure Prize), Irisa (Pure Prize), Serapio (Southern Halo) o Salsa Inglesa (Roy), entre otros.

“Joaquín era un apasionado del deporte y por eso Carampangue seguirá adelante con el mismo esquema de siempre, ahora con Marcia Gundelach, su esposa, a la cabeza. Mucha gente trabaja en el campo, que, por suerte, ha tenido muy buenos resultados en los últimos años, fortaleciéndonos”, comentó, apesadumbrado, Pavlovsky (h.).

El turf pierde un hombre importante, que siempre apostó por la actividad y que, por suerte, llegó a disfrutar muchas alegrías de las grandes.