A sus 30 años, el hijo de Chief’s Crown viajó al Olimpo del Turf; estaba retirado en el Batsford Stud; Willie Carson, John Dunlop y la chaquetilla de Shadwell en su inolvidable conquista en Epsom…

GLOUCESTERSHIRE, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Erhaab, el ganador más viejo del Epsom Derby (G1) que permanecía con vida, murió en el Batsford Stud inglés a sus 30 años. El hijo de Chief’s Crown había vencido en la versión de 1984 del Blue Ribband, con los colores del Shadwell Stable.

Criado en Kentucky por la operación local del Sheikh Hamdan Bin Rashid Al Maktoum, fue preparado por John Dunlop y aquella tarde en Epsom Downs, con Willie Carson en sus riendas, superó por 1 1/4 cuerpo a King’s Theatre (Sadler’s Wells), en una prueba que también tuvo en sus partidores otros potrillos destacados como Mister Baileys (Robellino), Linney Head (Lyphard), Weigh Anchor (Slip Anchor), Broadway Flyer (Theatrical) y Sunshack (Rainbow Quest).

Erhaab sería más tarde tercero de Ezzoud (Last Tycoon) en el Coral-Eclipse Stakes (G1) para despedirse de las pistas muy temprano, tras lesionarse un ligamento en el King George VI & Queen Elizabeth Stakes (G1) de Ascot y sería retirado de las pistas con un total de 4 victorias en 11 salidas y casi un millón de libras en premios. Además de su inolvidable conquista del Derby, supo vencer también en el Dante Stakes (G2).

Pese a su gran campaña, Erhaab no fue un padrillo exitoso, habiendo servido en Japón, Kentucky y también en el Beech House Stud de Shadwell, siendo destinado luego para reproductor de carreras con obstáculos en el Wood Farm Stud y, por último, en el Batsford Stud, donde pasó los 10 años más recientes.

Apenas cuatro placé clásicos en Japón e Inglaterra fueron su legado como padrillo, y sus hijas han producido hasta el momento 3 ganadores clásicos en Japón, demasiado poco para un ejemplar con tantas cualidades y genética.

Por Chief’s Crown, Erhaab tenía por madre a Histoire (Riverman), ganadora en Francia y que también dio a la G2 Oumaldaaya (Nureyev), a su vez, vientre del G3 Haami (Nashwan).

«Estamos todos muy tristes ante la pérdida de nuestro querido Erhaab, que murió pacíficamente anoche mientras dormía a sus viejos 30 años. Su carácter lo transformó en un caballo muy querido y aquí en el Batsford Stud lo extrañaremos muchísimo», fueron las palabras que la cabaña eligió para despedir al campeón en Twitter. Erhaab supo ganar la carrera más preciada en Inglaterra, suficiente motivo para tener su lugar en la historia.