Tenía 21 años y hace algunas semanas había parido un macho por Full Mast; su legado en la cría nacional fue inmenso y promete extenderse con sus hijas e hijos en el haras

Fue Yegua Madre del Año en 2015 y produjo 3 ganadores de G1 durante su larga y fructífera campaña en la reproducción. Sobran los motivos, entonces, como para que en el Haras La Providencia ya estén extrañando muchísimo a Historia, que murió en las últimas horas a sus 21 años, tras desparramar talento en la cabaña, haciéndole vivir a la familia Depieri muchos de sus más grandes momentos en los últimos tiempos.

De pelo alazán, llegó al país en el vientre de su madre, Honoris Causa, una Miswaki. Por French Deputy y nacida en los campos de Carampangue, no cumplió campaña de pistas, pero todo lo que daría después en el haras valdría por mucho más que el haber sumado algunos triunfos. No es fácil tener una yegua madre generosa, y mucho menos una del nivel de Historia. Su cruzamiento con un padrillo notable como Pure Prize derivó en resultados maravillosos.

Hi Happy e Hispanidad fueron los dos “retoños” más salientes de aquél nick, sin olvidar a Hinz, que ganó G1 como sus hermanos, aunque en Chile. Quizás, en tren de trazar paralelismos, lo de Historia se asemeja un tanto a la química que hace unos años mostró la fantástica Chaldee (Banner Sport) con Potrillazo (Ahmad), dando a los G1 Potrizaris, Potrinner y Potrichal, sin olvidar a Potro Rex, por Potrillón, otro Ahmad.

Para La Providencia Hi Happy fue el crack más preciado de todos. Caballo del Año, Campeón 3 Años Macho y Campeón Fondista en 2015, ganó los grandes premios Carlos Pellegrini (G1), Nacional (G1), Jockey Club (G1) y Dos Mil Guineas (G1), para luego realizar una notable campaña en los Estados Unidos y que tuvo sus picos máximos de rendimiento venciendo en el Man O’War Stakes (G1) de Belmont Park y en el Pan American Stakes (G2).

El bellísimo Hi Happy es el encargado de continuar justamente con el legado de Historia en La Providencia, pues en 2019 se inició su campaña como padrillo en el Haras Vacación en copropiedad con su criador y apoyado por otras cabañas de peso como, por ejemplo, Firmamento. La pelota ya está en juego.

Hispanidad también brilló en una de las carreras más preciadas del turf nacional, al quedarse con el Gran Premio Polla de Potrancas (G1) de 2016, siendo segunda además en otros G1 como el Criadores (G1), el Selección (G1) o las Mil Guineas (G1). Luego se vendió para Japón, donde actualmente cumple funciones en la reproducción.

Hinz, el otro hijo ganador de máxima escala de Historia, se lució del otro lado de la Cordillera, triunfando en 14 ocasiones en Chile, cosecha que incluyó el Clásico Dos Mil Guineas (G1) de 2011. Hoy el alazán es padrillo en el Haras Bucarest.

Historia produjo otras 4 crías ganadoras: Hummer (Jade Hunter), Hippolytus (Pure Prize) -también padrillo-, Hilu (Seeking Daylight) y Hegemonía (Pure Prize), las dos últimas en la reproducción, al igual que su hermana Hippodamia (Pure Prize).

Unas semanas antes de morir, la estupenda yegua madre de La Providencia dio a luz un macho por Full Mast (Mizzen Mast), a la postre, su última cría; su legado final. Fue una especie de “despedida” repleta de generosidad para con la cabaña donde se hizo inmensa, pues había quedado vacía las dos temporadas anteriores, de Super Saver (Maria’s Mon) y del propio Full Mast.

La saga fue increíble, un viaje repleto de fotos inolvidables y de triunfos con valor en oro. Pero para La Providencia y todo el equipo hay una ilusión más, como para pensar en llegar todavía más lejos con la reproductora favorita de todos. En la caballeriza del Campo 2, al cuidado de Pedro Nickel Filho, ya se mueve Hi Dancer (Cityscape), la última cría de Historia, el potrillo con el que es imposible no ilusionarse con volver a tocar el cielo con las manos…

Diego H. Mitagstein