La defensora del Stud RDI superó por el pescuezo a Punta Turquesa y dio un paso grande hacia el objetivo de la Copa de Plata (G1)

Así como desde estas páginas muchas veces se critica el bajísimo nivel que tienen las reuniones de los miércoles en el Hipódromo de San Isidro, también se pondera cuando el Jockey Club Argentino vive su esencia a pleno y organiza día de carreras estupendos, como el que se pudo disfrutar este viernes.

Si bien por categoría no fue la carrera más importante del día, el Clásico Engrillado tuvo peso propio con grandes figuras en la pista, la victoria del crack Irwin (Seek Again) y su proyección hacia el inminente Longines Longines Gran Premio Latinoamericano (G1).

Pero en materia de jerarquías, la fecha tuvo un dueño con el Clásico La Mission (G2-2000 m, césped), pase trascendental para las yeguas en la distancia, una categoría que se va rearmando luego de que se conociera que Belleza de Arteaga (Cosmic Trigger) viajará a los Estados Unidos para correr el Breeders’ Cup Distaff (G1) de noviembre próximo en Santa Anita Park.

En esa carrera por tomar la posta, la brasileña Mysterious Way sacó ahora pequeñas ventajas con una muy interesante demostración y mediante la cual pudo vencer por el pescuezo a la favorita Punta Turquesa (Fortify), la misma se le había adelantado por poco cuando ambas quedaron detrás de la alazana de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia en el Distaff (G1) de las Estrellas.

Hija del fenomenal Agnes Gold y reservada del Stud RDI, divisa que viene teniendo una temporada memorable, Mysterious Way lució ganadora desde temprano, cuando allá por la curva custodiaba lo que hacía al frente Cinquetti (Catcher In the Rye) con una acción que impresionaba.

Pareció que iba a ganar de forma sencilla cuando rápido pasó al frente en la recta, pero la arremetida de Punta Turquesa y de Game Winner (Curlinello), tercera a medio cuerpo en gran labor, le pusieron algo de suspenso al marcador, aunque.

Fue más pareja que otra cosa la nieta de Know Heights que es preparada Carlos D. Etchechoury y llevó en sus riendas a Rodrigo Blanco, sin mostrar aquella espectacularidad de sus primeras salidas, cuando arrancaba con fuerza descomunal, claro, en otro tipo de carreras y una distancia más breve, siempre más gentiles en esas cuestiones que los tiros largos.

Un dato interesante que dejó la victoria de Mysterious Way fue que demoró 2m2s83/100, 2/5 menos que el mencionado Irwin en recorrer los 2 kilómetros, aunque con más esfuerzo, es cierto, pero si de tirar líneas se trata…

Punta Turquesa confirmó su perfil y puede aspirar a dar vuelta las cosas pronto, y Game Winner fue una agradable revelación dentro de una carrera que empezó a ponerle un nuevo orden al ranking de la división. Para RDI quedó también la buena noticia del cuarto puesto de Miss Leah (Fortify), que subió en las exigencias para dejar una mueca alegre. 

Mysterious Way logró su mejor festejo en el La Mission y dio un paso grande hacia su gran objetivo del segundo semestre: el Gran Premio Copa de Plata (G1).