El hijo de Ghostzapper le dio a Godolphin su novena victoria en la carrera; el crack uruguayo llegó octavo a 13 cuerpos

Por Diego H. Mitagstein

Toda la expectativa y la ilusión que generó la histórica participación del crack uruguayo Ajuste Fiscal en la versión 2021 de la Dubai World Cup (G1-2000 m, arena, US$ 12.000.000 de bolsa) chocó contra un grupo de rivales que lo superó en poderío, encabezados por el estadounidense Mystic Guide, que respondió a su favoritismo para darle a Godolphin una nueva victoria en la carrera más trascendente de cada temporada en Meydan, Emiratos Arabes Unidos, la décimo segunda para un ejemplar proveniente de los Estados Unidos.

El hijo de Ioya Bigtime que portó la chaquetilla del Stud de La Pomme terminó octavo a 13 cuerpos, en una gestión aceptable y que por sí misma resultó un éxito. No siempre cruzar primero el disco es el único motivo de festejo en la hípica, a veces intentarlo, llegar a tener la posibilidad de puede ser igual o más valioso.

Ajuste Fiscal no pasó un papelón, terminó en la mitad del pelotón y cerquita de Salute the Soldier (Sepoy) y Thegreatcollection (Saint Anddam), con los que anduvo “a las trompadas” durante el Carnaval Internacional. Hizo su carrera, corrió en el nivel que lo venía haciendo, con la diferencia de que, como siempre ocurre a la hora de la Dubai World Cup, los visitantes hacen pesar su nivel.

La muestra de mayor categoría la ofreció Mystic Guide, que después de una excelente reprise ganando el Razorback Handicap (G3) en Oaklawn Park, cruzó el Atlántico para ganar ese G1 que se le había escapado por poco en la Jockey Club Gold Cup de Belmont Park, y para ratificar que será un caballo a respetar muchísimo en lo que queda del año, una vez que regrese a la caballeriza de Michael Stidham en el norte.

El dominio fue absoluto para el hijo del crack Ghostzapper, corriendo al son de la banda desde la partida y poniéndole los puntos a todos cuando llegó la recta final, zona en la que pasó al frente por el centro de la pista para rematar con mucha solvencia. En el disco, fueron 3 3/4 los cuerpos que lo separaron del japonés Chuwa Wizard (King Kamehameha), que revirtió la pobre imagen que había dejado con su performance en la Saudi Cup de Arabia Saudita. A otro 1 1/4 largo, Magny Cours (Medaglia D’Oro) cerró con fuerza para completar el 1-3 de Godolphin, la divisa del Sheikh Mohammed que ya levantó el preciado trofeo en 9 oportunidades.

Michael Stidham, que ganó su primera carrera como entrenador en 1980 y que preparó al argentino Gran Estreno (Lucky Roberto), hace unos años, llegó a la cima de su extensa trayectoria, lo que justifica toda la emoción que mostró después de la victoria: “Fue una noche especial, en la que vi 40 años de pasión pasar de golpe. Estoy muy feliz de haber podido venir y que el caballo haya rendido en todo su potencial, no siempre se da. Estaba nervioso en la redonda y que se hayan escapado dos caballos en la previa, teniendo que entrar y salir de las gateras, hizo que todo fuera más complicado, pero ya cuando lo vi ubicarse tercero tuve un buen sentimiento. Creo que el cielo es el límite para este caballo, y ojalá podamos volver el año próximo”.