En una atropellada casi dramática, tapó en el último salto para ganar el Clásico Río de la Plata

Never Pony cumplió al pie de la legra la simpática arenga del ex rugbier Serafín Dengra y que propició su nombre. No aflojó nunca, “musculó”, “se puso fuerte como un jabalí “y poco a poco va redondeando su imagen de “pura sangre”. En otro episodio favorable para los 3 años cuando se enfrentan con los mayores en los clásicos, el potrillo alcanzó una victoria impresionante en el Río de la Plata (L-1200 m, césped ¿húmedo?), la mejor prueba de este viernes en el Hipódromo de San Isidro.

Cuando quedaban 100 metros por recorrer, Frantastic R (Remote), el favorito Stormy Dynamico (Dynamix) y Cheburek (Sidney’s Candy) seguían luchando casi como ocurrió desde la partida. Parecía que el ganador no saldría de esos nombres, pero en esa cuadra final Francisco Leandro le dibujó una atropellada dramática al hijo de Most Improved y Pulposa Inc (Include) para tapar en el filo del disco.

El photochart marcó una cabeza de ventaja apenas sobre Storm Dynamico, con Cheburek en tercero a media cabeza y con Frantastic R cuarto a medio pescuezo, todo tras 1m12s51/100, con parciales de 24s50/100 y 47s58/100, en una cancha que estaba claramente algo más que húmeda.

Al cuidado de Claudio Olegario Rodríguez y defendiendo los colores del Stud La Oración, Never Pony fue criado en el Haras La Nora y se recuperó tras un inesperado traspié en el Clásico Ojo de Agua, después de una campaña breve y que lo había visto vencer en 2 condicionales sobre apenas 4 salidas y terminar tercero del exportado Splendid Key (Key Deputy) en el Clásico Candy Ride (L). “Never Pony, siempre Pura Sangre”.