Pura tenacidad, la potranca y el jockey pudieron cortar el vuelo de la valiente puntera Ethereum para llevarse el tradicional clásico

Con Eduardo Ortega Pavón como aliado, dar vuelta finales que parecen decididos siempre está entre las posibilidades. Quizás con otro jockey Guiltless no hubiera podido doblegar a Ethereum (Portal del Alto) para debutar con un triunfo en los 1500 metros de césped del Clásico Juan S. Boucau, pero tuvo la fortuna de tener al paraguayo como yunta y así conseguir lograr el objetivo.

Sobre una cancha imposible (empieza la época en la que la grama del Jockey Club no es para cualquiera), la tordilla fue puro corazón y Orteguita puro empuje para cortar el vuelo de la valiente favorita, tras perseguirla desde la partida, sin darse nunca por vencida.

Fue un mano a mano la carrera y que en la primera mitad de la recta parecía se iba a definir en favor de Ethereum, que en la parte final no logró resistir la tenacidad de su rival para ceder y caer por apenas 3/4 de cuerpo en un tiempo de 1m34s71/100, dato que deja en evidencia las dificultades del terreno. Desde muy lejos, desprolija, sorteando algún que otro inconveniente, Queen Megan (Hi Happy) descontó muchísimo frente a las tribunas para completar el podio a 4 largos, anticipando también un pronto ascenso.

Así como Eduardo Ortega Pavón resultó fundamental en la silla de la reservada del Haras La Providencia, el trabajo de José Luiz Correa Aranha (representado por Marina López Bragante) en las mañanas fue fundamenta, poniéndola con los 10 puntos y dándole la preparación necesaria como para correr toda la vuelta con firmeza, aún ante un terreno adverso.

Hija del generoso Full Mast, Guiltless tiene la fabulosa línea materna de Griffe de París (Telescópico), que tan notables resultados diera en la cabaña de los Depieri, produciendo allí a los G1 Global Hunter (Jade Hunter), Generaux (French Deputy), Ollagua (Pure Prize) y Greta G (Exchange Rate), entre otros.

La madre de la potranca es la muy corredora Guinness (Exchange Rate), bisnieta de Griffe de Paris , que ya había producido otras 2 crías ganadoras em La Providencia y que, además, es hermana de ese muy buen caballo que fue Guanahani (Pure Prize).