El hijo de Catcher In the Rye criado por el Haras El Chañar respondió al concepto de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia y batió por 4 cuerpos a El Musical en la histórica carrera porteña

Hay una frase bien popular: “Cuando tenés razón, tenés razón”. Y nada le cabe mejor al triunfo de Niño Guapo en el Gran Premio Nacional (G1-2500 m, arena), que este sábado marcó el final de la Triple Corona nacional sobre la histórica arena del Hipódromo Argentino de Palermo.

Claro, antes habrá que hacerle una pequeña variante porque, en este caso, los que “tuvieron razón” fueron dos: Roberto Pellegatta y Juan Saldivia, que desde el día uno pusieron la mira en el Derby, sabiendo y expresando cada vez que pudieron que tenía un potrillo para lucirse cuando las distancias largas llegaran.

Primero respondió a ese concepto quedándose fácilmente con el Clásico Eduardo Casey (G2), y ahora lo refrendó sintiéndose más a gusto que ningún otro de los potrillos participantes en los siempre por demás exigentes dos kilómetros y medio del Nacional.

El disco más preciado del año en Avenida del Libertador y Dorrego marcó 4 cuerpos de diferencia sobre El Musical (Il Campione), otro de los grandes potrillos en este 2022 generoso, pero ese margen amplio demandó un esfuerzo grande por parte del zaino parte de la última camada de ese padrillo super generoso que fue Catcher In the Rye.

Mientras Espíritu Corajudo (Espíritu Salvaje) hacía la punta suicidándose (terminó úlitmo y una cuadra…) perseguido por El Musical, Niño Guapo hizo lo que todos sabían que iba a hacer: vigilar de cerca a su principal rival. William Pereyra ubicó tercero y abierto al crédito del Stud Garabo, que en el opuesto se estiró feo.

Cuando abandonó el puntero, El Musical tomó la posta, con Super Cocktail (Super Saver) avanzando por dentro y Niño Guapo remando y remando por una cuarta línea. Ya en el derecho, se insinuó el nuevo líder, con andar sobrador, pero conforme fueron pasando los metros perdió empujo; por el contrario, avanzó fuerte el ganador, dominó por los 300 y se desprendió, rematando la cuestión en 2m33s55/100.

Hubo, incluso, un “momento déja vú”, cuando El Musical fue violentamente hacia afuera, encimándose con Niño Guapo, que se recostó sobre su adversario, pero el margen fue tan amplio entre ambos que no admitió reclamos… Cómo se recordará, el ahora defensor de la caballeriza JCV fue distanciado por estorbos en el Jockey Club…

Del resto, Billion (Galicado) fue generoso al quedar tercero a otros 2 1/2 largos, con Super Cocktail en cuarto a 3 más, todos aprobando la misión. Keino (Il Campione) fue quinto ahí nomás y el resto llegó como pudo.

Ganador del Cané en la milla, animador en el Montevideo (G1), en el Juvenile (G1) y en la Polla de Potrillos (G1), Niño Guapo luchará ahora por el título de Campeón 3 Años de la temporada junto con El Musical y Natan, los grandes protagonistas que tuvo la Triple Corona.

El héroe de la tarde porteña fue criado por el Haras El Chañar, la cabaña de José Luis Caldani y Nicolás Ojea Quintana que alcanzó así la victoria más trascendente de su vida, y su madre es Burg Aniñada, Johannesburg en la G1 Stormy Niña (Bernstein) y que es otro brillante en la familia fenomenal de Nipona (Babas Fables), con el sello del entrañable Ojo de Agua.

Niño Guapo ganó el Nacional y le dio la razón a sus entrenadores. Para Roberto Pellegatta, ya una leyenda del entrenamiento, fue su quinto triunfo en el Nacional; nada raro tratándose del mejor. Aquí muchos le dirán también al cronista: “Cuando tenés razón, tenés razón…”