El hijo de Most Improved no será de la partida por un problema físico y ahora la carrera más importante del año en La Plata tiene en Billion y Lagarto Boy a sus máximos candidatos

LA PLATA.- El Gran Premio Dardo Rocha (G1-2400 m, arena), la carrera insignia del turf platense, llega este sábado al Bosque para que el queridísimo hipódromo vuelva a vestirse de gala; a olvidarse todos los dramas que habitualmente lo aquejan, para disfrutar de la gran fiesta de cada temporada, esa que llena tribunas y destila pasión.

El Rocha, como lo llaman todos, se corrió por primera vez en 1915 y desde entonces fue construyendo su historia y la de los queridos eucaliptos, la pista que acompaña a Palermo y San Isidro como referenciales para una hípica de tanto peso como la argentina, para adentro y para afuera.

Con 30.000.000 de pesos para su ganador, tendrá 19 participantes en las gateras -si es que El de Nabta (Aspire) salta otra vez a la pista tras competir este viernes en Palermo…- en un lote que , justo es decirlo, carece de grandes figuras, pero que luce ampliamente competitivo, con varios anotándose en el grupo de los principales candidatos.

¿Cuál será el heredero de la corona del tordillo Miriñaque (Hurricane Cat)? Pues bien, el rol de candidato recaía calaramente en el entonadísimo Nochero Querido (Most Improved), pero en horas de la mañana Humberto Benesperi, su entrenador, confirmó que el caballo se resintió de una vieja lesión y no será de la partida. “No es nada grave, pero no está en condiciones de hacer un esfuerzo máximo en un G1. Ahora habrá que dejar que se recupere y devolverlo al entrenamiento”, contó el profesional a Turf Diario.

Así las cosas, Lagarto Boy (Suggestive Boy) y Billion (Galicado) lucen como los herederos a la cabeza de la fórmula. El primero fue escolta del crack del Stud Parque Patricios en la versión 2022 y desde entonces hizo casi todo bien, llevándose en el trazado sureño los clásicos Antonio Cané (G3) y Stud Book Argentino (L). El restante, uno de los potrillos destacados del último almanaque, viene de dar la nota superando por 2 cuerpos a Endozing (Endorsement), que también estará presente ahora, en el Clásico Organización Sudamericana de Fomento del Sangre Pura de Carrera (G3).

Sólo 3 potrillos fueron confirmados para el Rocha, y la principal referencia es Sofware (Treasure Beach), de inserción tardía pero ideal en el proceso selectivo de los eucaliptos, venciendo en el Clásico Provincia de Buenos Aires (G2), sintiéndose cómodo con la distancia y con el trazado.

Tras una gran campaña en Mendoza, Kennedy Back (John F Kennedy) mostró su evolución en los máximos, en un proceso que lo viene de ver terminar tercero en el Gran Premio Copa de Oro (G1), corriendo adelante y resistiendo bastante sobre el césped de San Isidro.

Carlos D. Etchechoury, representado por Daniel Bordón, tendrá 2 cartas de las buenas. Una es Kodiak Boy (Treasure Beach), titular del Clásico Forli (G2) y que acaba de reprisar tras casi un año llegando tercero de Billion en el OSAF. La otra es Meant to Be (Fortify), que había ganado el Especial Harry Martínez antes de su tercero de Lagarto Boy en el Clásico Stud Book Argentino.

Si de caballos de clase se habla, Del Muñeco (Galicado) la tiene de sobra, aunque la salud no sea su fuerte; Oppidum (Portal del Alto) es otro ejemplar con roce y cuya atropellada puede terciar en la recta final; Tío Boy (Greenspring) también se sobrepone a sus nanas con calidad; y Super Cocktail (Super Saver) tampoco es el más sano del mundo, pero siempre da que hablar.