El hijo de Southdale aprobó en su primer enfrentamiento con los mayores en Monterrico; la mira a largo plazo está en el Longines Latinoamericano

Por Néstor Obregón Rossi

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Pasó con nota altísima el Derby Winner Novillero (Southdale) su prueba de reaparición. El valiente hijo de Southdale resolvió, con ese coraje que ya nos mostró la tarde de la Cinta Azul, el Clásico Bradock (.700 m) estelar de la semana en Monterrico. Esta vez volvió a encontrar la ruta pegado a la baranda, como en la tarde de la ‘gran carrera’ y terminó cosechando su segundo éxito en las pistas.

En la víspera había hecho un trabajo corto, un pique de 200 metros, solo para darle velocidad inicial y el resultado fue el esperado. Salió avispado, rápido, para que luego Martín Chuan hiciera lo que sabe sobre el sillín del nieto de Apprentice.

El tres veces líder de la estadística, quien ya conoce de sobra al entrenado por Juan Suárez, tuvo que venir moviendo desde los 1000 finales, con la finalidad de que Novillero no caiga en ese letargo y las cosas se complicaran más adelante. “Es un caballo pesado, al que hay que estar moviendo desde temprano”, contó Chuan tras bajarse de la montura. “Pero el pique de ayer le sirvió para venir cerca y cuando se me dieron los palos en la recta final, lo lancé por ahí y el caballo respondió. Novillero tiene mucha clase y mucha calidad”, agregó el jockey.

En efecto, Telésforo (Man Of Iron) había marcado la delantera, inicialmente con parciales de 23s4/100 y 23s55/100, algo rápidos para la ocasión, pero luego Miguel Vilcarima le bajó los decibeles y el tercer cuarto lo pasó en 26s y monedas, como dándole un respiro. Pero cuando todos se aprestaban para verlo despegar en la recta pasó lo inesperado. “Creo que termino regalando la baranda en la curva final, pero igual creo que eso iba a suceder en algún momento de la recta, porque Telésforo es un caballo que busca abrirse en el final”, dijo Vilcarima luego de la carrera.

“Yo vine luchando con el caballo para que no abriera más y traté de enmendar su línea, pero parece que no le gustó y se me quiso plantar, así que dejé que siguiera corriendo en diagonal hacia afuera y, pese a todo, perdimos ahí nomás”, agregó el jinete de Telésfono. “Igual creo que el peso terminó favoreciendo a Novillero. Fueron 4,5 kilos de diferencia a su favor en la montura y eso también hay que considerar. Pero así son las carreras. Solo queda voltear la página y seguir para adelante”, acotó.

Tanto se abrió Telésforo que hasta el placé quedó comprometido. Freedom (Lord Justice) apareció por el lado exterior y dio emoción a la competencia, pero al final solo quedó tercero, aunque encima. Los demás, se mostraron inferiores.

Novillero confirma así sus progresos. La vuelta no era fácil para un caballo que había ganado en 2.400 metros y aun cuando puede ser un buen mediofondista, el objetivo siempre será buscar las carreras de dos curvas, pensando en una eventual clasificación al GP Latinoamericano (G1) de octubre próximo. En tal sentido, su retorno ganador alienta a su gente y hace soñar con ver a un ganador del Derby Nacional (G1) alcanzando nuevos e importantes desafíos.