El potrillo argentino tiene buenas posibilidades, con el entrenador presentando a Salam Alkhair; el japonés Forever Young, invicto en 3 salidas, aparece como máximo candidato

RIYADH, Arabia Saudita (De un enviado especial).- Llegó el día para el reto grande del potrillo argentino Oasis Boy en el Boutique Saudi Derby (G3-1600 m, arena, US$ 1.500.000 de bolsa). Ganador del Clásico Miguel Cané (G2) de 2023 en Palermo, y fresco quinto reprisando en las UAE 2000 Guineas (G3) de Meydan, en Dubai, será la única esperanza sudamericana en el mitín de la Saudi Cup esta vez.

Preparado por Antonio Cintra y Julio Olascoaga en Emiratos Arabes Unidos, y con Christophe Soumillon viajando especialmente para conducirlo, el alazán propiedaad del Sheikh Mohammed bin Khalifa Al Maktoum alienta expectativas para soñar con una gran labor.

Realmente lució hermoso, sano y ágil en cada una de las mañanas en que pisó la arena del King Abdulaziz Racecourse, que parece haber dado un salto tras su primera presentación internacional y que enfrentará rivales durísimos, que servirán para medir su actualidad y hasta donde es capaz de llegar en lo que resta de la temporada en la zona.

Oasis Boy será el único caballo de los nuestros en competir, pero en la carrera también estará presente Lucas Gaitán, el preparador argentino que trabaja hace algunos años aquí y que se juega grande con el estadounidense Salam Althair (Enticed), segundo en su debut patenado la gatera al largar y luego desquitando en el Saudi Broadcasting Assoc Cup.

¿Qué le espera a Oasis Boy? Desde Japón no admiten contras con el invicto Forever Young (Real Steel), preparado por el carismático Yoshito Yahagi y que viene de ganar por 7 cuerpos el Zennippon Nisai Yushun en Kawasaki.

El entrenador venezolano José D’Angelo viajó desde los Estados Unidos con Bentornato (Valiant Minister), un nieto paterno de Candy Ride, que logró 4 victorias consecutivas en Gulfstream Park antes de quedar tercero en la más cercana, cuando subió más allá de los 1400 metros.

También desde el norte llegó Book’Em Danno (Bucchero), con 4 de 5 en su cartilla, 3 de esas victorias clásicas, y a la lista de candidatos se suma otro japonés como Set Up (Declaration of War), ganador el Sapporo Nisai Stakes (G3) y que no rindió de la misma forma en el Asahi Hai Futurity (G1) de Hanshin, llegando apenas séptimo.

Oasis Boy ilusiona y si aparece entre los de adelante nadie podrá sentirse asombrado.