El ex jockey brasileño galopa para Antonio Cintra y Julio Olascoaga y afirma que el potrillo argentino está con los 10 puntos

Por Diego H. Mitagstein

RIYADH, Arabia Saudita (De un enviado especial).- Ver galopar al potrillo argentino Oasis Boy en el King Abdulaziz Racecourse entusiasma. La mañana del jueves volvió a dejar ver al hijo de Asiatic Boy en otro galope de rutina, tendiendo con linda acción, sano y sin contratiempos hacia su gran desafío del sábado próximo en el Saudi Derby (G3), que sobre la milla será una de las pruebas complementarias de la jornada de la Saudi Cup (G1).

Como siempre, sobre la silla del alazán que corre para el Sheikh Mohammed Bin Khalifa Al Maktoum estuvo el brasileño Everton Rodrígues, parte del equipo de Antonio Cintra y Julio Olascoaga en Dubai, donde el aporte de su enorme experiencia ha sumado mucho.

Everton está contento y es interesante conocer su opinión sobre la actualidad de Oasis Boy: “Nos estamos adaptando junto con el potrillo, por suerte muy bien y eso me pone contento. Desde que lo tenemos nunca lo vi así. Está 10 puntos. se acostumbró muy bien a la cancha y vamos con expectativas de que haga una buena carrera”.

Se lo consulta sobre si entre su primera carrera en Dubai y el Saudi Derby dio un salto, y confirma: “Corrimos con poca experiencia y mostró más en carrera que trabajando, y después de las Guineas en Meydan siguió progresando, así que ahora se encuentra mejor que aquella vez”

Para Rodrígues la experiencia es feliz y la aprovecha al máximo. Al respecto explica: “Por acá es todo distinto y uno se tiene que ir adaptando, a la manera de entrenar, que es diferente. Los caballos caminan mucho más, tienen otra forma de galopar; se hacen más partidas que trabajos largos. Tengo la expectativa de querer aprender y llevar para nuestros lados esas enseñanzas”.

Dice Everton que “Trabajé muchos años como jockey en Uruguay, donde gané 3 estadísticas siendo muy afortunado. Pero las cosas pasan y tuve una lesión que ya no me dejó correr. Estoy aprendiendo y con la illusión de llegar a ser en el futuro entrenador asistente”.

Siempre al lado de Julio Olascoaga por aquí, el jinete deja en su despedida un mensaje de ilusión para todos: “Ojalá podamos llevar un buen resultado para Sudamérica”. Que así sea.