El entrenador elogió al jockey tras el triunfo de Warm Heart en la Pegasus World Cup Turf Invitational Stakes (G1)

HALLANDALE BEACH, Florida (Especial para Turf Diario).- Es incontable la cantidad de G1 que ganaron juntos ya el entrenador Aidan O’Brien y el jockey Ryan Moore con las varias chaquetillas de Coolmore como nexo, el útimo de ellos, el sábado último con la notable Warm Heart, que batió a los machos y estableció un nuevo récord para los 1800 metros de césped en Gulfstream Park al quedarse con la Pegasus World Cup Turf Invitational Stakes (G1).

“Estamos deslumbrados, viviendo un momento increíble. Por supuesto que Ryan le dio una conducción espectacular, pero todos en el equipo han hecho un gran trabajo. Ahora saber que será servida por Justify nos entusiasma mucho a futuro para esperar sus crías. Es una yegua hecha para él, definitivamente”, fue su primera reflexión tras recibir los premios.

Luego, sumó: “Ryan estaba muy ansioso esperando la carrera. Es un profesional increíble, por la forma en que hace todo, cómo analiza las cosas. Su estado físico y su experiencia también son puntos de apoyo para su nivel. Es muy afortunado para nosotros tenerlo. Es exigente con su persona, nunca se olvida nada, y creo que todo ese combo lo hace el jockey que es. Además, cada año es mejor que el anterior”

Sobre Warm Heart, el preparador declaró: “Es una yegua de gran clase. Es táctica, dura y acelera, a la que le encanta la cancha dura, rápida. Nos hubiera encantado poder seguir teniéndola en el stud, pero los jefes tienen su negocio en la cría también y será una madre excepcional. Ganó G1 en 3 países diferentes. No creo que uno pueda pedir mucho más”.

Por su parte, tras su gran labor, Ryan Moore dejó su punto de vista sobre su nuevo éxito de G1 en los Estados Unidos: “Siempre vino corriendo muy fácil. No quise estar adelanta tan temprano y tampoco ir afuera en la recta final, por lo que pensé que lo mejor era esperar. Es una yegua espectacular, que tuvo un gran 2023 y que nunca corrió mal. El puntero se empezó a cansar y sabía que Warm Hert tenía mucho para dar, por lo que no tuve problemas. Fue apenas la segunda vez que corría aquí en Gulfstream Park, pero tengo experiencia en muchos hipódromos, por lo que hubiera sido una excusa muy pobre si perdía mi poco conocimiento de la pista”.

Moore y O’Brien ya tienen un G1 bajo el brazo, ¿con cuántos éxitos de máxima escala terminarán el 2024?