Se impuso el sábado en el Frank E. Kilroe Mile (G1) de Santa Anita Park; el hijo de Elusive Quality venció de potrillo en San Isidro

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- La del caballo brasileño Ohio es una de esas historias que, por más trilladas que estén, nunca dejan de conmover. Esas que hablan de las segundas oportunidades, las de volver a ser grande -o más grande que nunca, en este caso en particular-, cuando muchos ya podían darlo por terminado.

El sábado 30 de marzo de 2019 quedará en los libros marcado en letras brillantes para el hijo de Elusive Quality, que de ser reclamado hace sólo unos meses por 50.000 dólares, escaló la montaña más alta para alzarse con una victoria inolvidable en el Frank E. Kilroe Mile Stakes (G1), sobre la millla de grama de Santa Anita Park.

Hijo de Elusive Quality y Etoile Blanc (Nedawi) corrió 2 carreras en Argentina antes de viajar hacia los Estados Unidos, al cuidado de Alfredo Gaitán Dassié, llegando segundo en la primera de ellas y ganando en San Isidro en la restante. Exportado hacia el norte alternó buenas y malas, pero lo mejor llegaría una vez que el Eclipse Thoroughbreds Partners y Bruce Treitman se lo quedaran en una carrera de reclamos, en junio.

Empezó a mejorar a retomar su mejor forma y después de algunos arrimes graduales y de vencer también en el Cotton Fitzsimmons Mile Stakes de Turfway Park se despachó con la conmovedora labor que le permitió vencer en el Frank E. Kilroe, cortando una serie de dos años sin victorias en el máximo plano para los ejemplares brasileños en los Estados Unidos, justamente desde que el campeón Bal a Bali (Put It Back) conquistara este mismo trofeo, en 2017.

Con Rubén Fuentes en sus riendas, Ohio siguió el andar del puntero Hunt (Dark Angel), lo superó al finalizar la curva y contuvo con lo justo y por el hocico la atropellada de Catapult (Kitten’s Joy) tras excelentes 1m33s71/100.

Al cuidado de Michael W. McCarthy, el caballo brasileño sumó 240.000 dólares por su primer festejo en la máxima escala, dándole otra sonrisa a un fin de semana más que positivo para los caballos sudamericanos en los Estados Unidos.