El hijo de War Front batió a Improbable en el Arkansas Derby (G1) y ahora llega como candidato al Kentucky Derby (G1)

HOT SPRINGS, Arkansas (Especial para Turf Diario).- Para Omaha Beach ponerle freno a los mejores potrillos de Bob Baffert se transformó en toda una especialidad. A sólo algunas semanas de quitarle el invicto al campeón Game Winner (Candy Ride) en el Rebel Stakes (G2) el hijo de War Front le dio otro golpe a las esperanzas del platinado preparador californiano poniéndole freno al ímpetu de Improbable (City Zip) para batirlo por 1 cuerpo en el trascendente Arkansas Derby (G1-1800 m, arena, US$ 1.000.000), del sábado en la pista pesada de Oaklawn Park.

Conducido por Mike Smith y con el respaldo “desde abajo” del gran Richard Mandella, el defensor del Fox Hills Farms Inc. se quedó con los 600.000 dólares de premio para el ganador y con el cartelito de gran candidato de cara a lo que se viene: el preciado Kentucky Derby (G1).

Omaha Beach asumió el protagonismo desde temprano, sin dejar que One Flew South (Giant’s Causway) pudiera moverse adelante con comodidad. Improbable, en tanto, se metía en carrera moviendo en el opuesto, demasiado abierto, dando ventajas importantes. Ya en la recta, Omaha Beach tuvo rápido por fuera la compañía de Improbable, pero resistió a pie firme y nunca se dejó superar, con su rival sintiendo aquellos metros extra que recorrió, donde.

Omaha Beach no se vendió por 625.000 dólares durante las ventas de Keeneland en septiembre de 2017 y ahora es uno de los máximos aspirantes a quedarse con la prueba que marca el comienzo de la Triple Corona en los Estados Unidos. En Charming (Seeking the Gold), se trata de un hermano materno de la campeona Take Charge Brandi (Giant’s Causeway), con genética como para pensar que las mayores distancias no lo afectarán en sus posibilidades.