El hijo de Cima de Triomphe se lució sobre la arena pesada de Palermo para imponerse de punta a punta

El tres años Opus Alpha mezcló velocidad y resistencia a la perfección para lograr el primer triunfo importante de su campaña. Fue este lunes en Palermo, donde bajo una intensa lluvia y sobre pista pesada se quedó con el Clásico El Virtuoso (L-1600 m, arena).

El hijo de Cima de Triomphe y Opera Lily (Street Cry), el mismo que había sido gran favorito en el Gran Premio Polla de Potrillos de la temporada anterior, mantuvo su invicto en lo que va de la temporada y ratificó estar queriendo responder al elevadísimo concepto que siempre mereció entre su gente.

Juan Carlos Noriega no especuló un segundo y, a pesar de la presencia de varios punteros, asumió el liderazgo a poco de largar con Opus Alpha, pisó el derecho y disparó y arriba el crédito del Stud-Haras La Leyenda tuvo la calidad y el aire suficiente como para contener por 3/4 de cuerpo y medio largo las atropelladas de Roman the Mad (Roman Ruler) y Sandyman (Mutakddim), segundo y tercero a la postre, respectivamente.

Preparado por Roberto Pellegatta, Opus Alpha detuvo el cronómetro tras aceptables 1m36s29/100 y está otra vez en la cresta de la ola, como cuando arrancó la Triple Corona. Superado un pequeño bajón, retomó empuje, maduró y tiene por delante un interesante terreno para mejorar. En la milla, donde no hay un dominador pleno, lo aguardan el Benito Villanueva (G2) y el OSAF (G1), el 1 de mayo, como ruta lógica en lo que se viene para su campaña.