El hipódromo de Atenas tuvo pérdidas por más de 100.000.000 de euros durante el período 2016-2023

Primero fue Singapur, que en unos meses dejará de competir en el Hipódromo de Kranji; luego se sumó Macao, que dentro de pocas semanas ya no tendrá más hípica. Y ahora, el turf del mundo recibió un nuevo golpe con el anuncio del cese de las operaciones de Markopoulo Park, la pista de la ciudad de Atenas, en Grecia, pues Horse Races SA, la empresa que lo manejaba, expuso pérdidas superiores a los 100.000.000 de euros durante el período 2016-2023.

La propiedad será devuelta a ODIE SA., su propietario, y en un comunicado la licenciataria explicó que: “Las carreras de caballos en Grecia han sido una máquina de perder dinero por décadas. A pesar de los importantes esfuerzos a largo plazo realizados por Horse Races S.A. desde que asumió esta actividad en 2016, y de las continuas y fuertes inversiones de la empresa, el turf siguió siendo un negocio deficitario e insostenible. Las pérdidas totales sufridas por la empresa, de 2016 a 2023, alcanzan los 100,3 millones de euros, o unos 109 millones de dólares.

“Horse Races S.A. ha hecho todo lo posible para revertir la situación negativa en la que se encontraba, haciendo todos los esfuerzos razonables para mantener viva y desarrollar la actividad hípica griega. De hecho, desde 2016, Horse Races S.A. ha invertido más de 32 millones de euros para desarrollar una propuesta atractiva, superando significativamente sus obligaciones contractuales en varios ámbitos”.

Entre otras acciones, la firma mantuvo y mejoró las instalaciones del Markopoulo Park, aumentó los premios a más del doble de lo que debía por contrato y desarrolló incentivos para los propietarios. Desafortunadamente, las carreras griegas y las apuestas en sus carreras siguieron disminuyendo significativamente, lo que llevó a una situación irreversible, algo que también lo demuestra la dramática disminución de la población de caballos. El número actual de ejemplares activos en Markopoulo alcanza los 172 y, por tanto, faltan las condiciones para garantizar el buen desarrollo y la competitividad de las carreras.

Con sentido de responsabilidad hacia sus empleados y profesionales directamente relacionados con las carreras de caballos, que alcanzan las 75 personas, Horse Races S.A. se ocupará de mitigar el impacto que estos desarrollos tengan sobre los mismos. En concreto, para los empleados de la firma, se implementará una combinación de medidas de apoyo, en función de su situación laboral. Para los jinetes activos y los galopadores, la compañía proporcionará una compensación que refleje las actividades del año pasado, así como un seguro médico privado gratuito durante un año.

Si bien no era una hípica de primer nivel, marca que la actividad a nivel mundial va perdiendo interés y aquellos hipódromos de segundo nivel que subsisten deberán redoblar sus esfuerzos para no seguir el mismo camino que Singapur, Macao y, ahora, Grecia.