Royal Flag ganó fácilmente el Turnback the Alarm Handicap (G3), este sábado en la arena de Aqueduct

NEW YORK, New York (Especial para Turf Diario).- El crack argentino Candy Ride está cada vez más cerca de llegar a una marca extraordinaria: producir 100 crías ganadoras clásicas. Un paso más hacia ese objetivo dio el sábado último el padrillo de Lane’s End Farm gracias a la victoria que alcanzó la excelente Royal Flag en el Turnback the Alarm Handicap (G3), corrido sobre 1800 metros en la pista de arena normal de Aqueduct.

Al cuidado de Chad Brown y reservada de William S. Farish, la alazana dio fácil cuenta de Mrs. Orb (Orb) al vencerla por 2 1/4 cuerpos, mientras que en tercero y a 1 1/2 largo más finalizó Nonna Madeline, otra cría del fenomenal caballo nacido en el Haras Abolengo y que así completó el 1-3. Trevor McCarthy estuvo en las riendas de la vencedora, cuya madre es Sea Gull (Mineshaft), que también con Candy Ride produjo al gradual Eagle y con Union Rags al excelente velocista Catalina Cruiser.

Royal Flag venía en ascenso, como que después de dos estupendas victorias condicionales fue tercera en el Molly Pitcher Stakes (G2) y segunda en el Shuvee Stakes (G3) y en el Lady’s Secret Stakes, en esta última competencia, cayendo por poco ante la misma Nonna Madeline a la que ahora pudo superar con claridad.

Candy Ride, cuyo servicio se cotiza en 75.000 dólares para la temporada 2021, suma ahora nada menos que 93 hijos ganadores clásicos, con 46 de ellos logrando imponerse en pruebas de grado.