El hijo de Mastercraftsman criado por el Haras Firmamento se llevó el Clásico Baldomero Aspillaga (G3), carrera en la que había sido segundo en la edición de 2021

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- El dominio del argentino Gran Caroso en las carrreras de fondo sobre el césped en Monterrico es cada vez más rotundo. En otra notable actuación, el crédito del Stud Arriba Arequipa volvió a brillar este domingo, imponiéndose en el tradicional Clásico Baldomero Aspillaga (G3), corrido sobre 2000 metros en pista normal.

El alazán criado por el Haras Firmamento había sido segundo hace doce meses en esta misma carrera, pero ahora consiguió tomarse revancha dando cuenta por 1 cuerpo de Grano de Oro (Mshawish), después de una muy acertada conducción por parte de Martín Chuan, que lo dejó último durante un buen rato mientras su compañero Uchumayo (Indy Point) salía a marcar el paso.

Este realizó un movimiento extraño y se paró de golpe en el opuesto, como queriéndose irse hacia los palos, ante lo que Chuan, al advertirlo empezó poco a poco a arrimar al favorito por fuera, mientras Grano de Oro y Sr Berlusconi (Timely Advice) quedaban luchando al frente.

Ya en la recta, fue Grano de Oro el que disparó adelante, con Gran Caroso comenzando bien abierto su larga atropellada, cortando el vuelo de su rival a una cuadra y media del disco y cerrando en 2m3s76/100.

Hijo de Mastercraftsman y My Guest (Luhuk), y al cuidado de Augusto Olivares, el favorito redondeó así la novena victoria de su excepcional campaña, al cabo de 16 salidas, con 8 de ellas conseguidas en el plano de los clásicos. Ahora son 4 los lauros consecutivos para Gran Caroso, que venía de vencer en los clásicos Presidente de la República (G2), Laredo (L) y Enrique Meiggs (G3). A esos triunfos habrá que sumar los que logró en el Santorín (G1), en el Postín (G3), en el Gustavo Prado Heudebert (G3) y en el Claudio Fernández Concha (G3), números excepcionales, sin dudas.

Sólo le restaría conseguir un primer puesto de G1 a Gran Caroso, como para decir que la planilla está completa.

Foto José De la Cruz Salvador