El Clásico Juan Shaw (G2-2200 m, césped) tuvo una ganadora inesperada en la pupila de María Isabel Rizza, aunque contundente

Por Diego H. Mitagstein

Sorpresa de las grandes la que dio Our Little Girl en el sábado del Hipódromo de San Isidro para saltar a los primeros planos entre las yeguas fondistas al quedarse con el Clásico Juan Shaw (G2-2200 m, césped), mostrando una suficiencia notable.

No había corrido mal al llegar cuarta en el Clásico Los Haras (G2), ni tampoco defraudado por completo con su sexto en el Gran Premio Copa de Plata (G1), pero en ambas oportunidades había llegado, por ejemplo, detrás de Fanciful, ahora favorita y a la terminó venciendo por 5 cuerpos, en un notable 1-2 para el generoso padrillo Heliostatic. Aquellas actuaciones no entusiasmaban tanto como para pensar en que obtuviera un resultado semejante.

Pero los caballos adelantan y Our Little Girl exhibió ahora un crecimiento llamativo, construyendo su victoria corriendo lejos en la primera parte mientras Sign of Spring (Sebi Halo) sacaba varios cuerpos adelante, aunque bajo parciales suaves de 25s68/100, 49s85/100 y 1m14s46/100 para los 400, 800 y 1200 metros iniciales en el césped normal.

Pese a esos registros cómodos, la enorme diferencia que la puntera había sacado se esfumó “en dos patadas” y en la mitad del codo varias rivales hacían fila para pasarla por arriba, entre ellas, Our Little Girl, que se arrimaba por los palos y sin perder un metro.

Ya en el derecho, Sign of Spring quemaba sus últimos cartuchos antes de terminar última y por espacios reducidos internos avanzó con mucho de suerte y mucha potencia Our Little Girl, que dominó con 400 metros por recorrer para ir distanciándose al frente y ni siquiera inmutarse ante la carga larga y abierta de Fanciful. 

Como se dijo, 5 fueron los largos entre ganadora y escolta, con la potranca Doña Gota (John F Kennedy) logrando un meritorio tercer lugar, a 1 cuerpo. El tiempo de 2m15s94/100 decoró la victoria más importante en la campaña de la zaina del Stud Hole In One preparada por María Isabel Rizza y a la que le dio una gran conducción Cristian Velázquez. Las dos primeras nacieron en el Haras Santa María de Araras.

Entre muchas partidas de yeguas referencia, la división atraviesa por un período de reacomodamiento. Algunas, como Fanciful, ratifican su pertenencia a la élite; otras, como Our Little Girl se hacen camino al andar y saltan en calidad. Ahora, para la heroína del Shaw, la historia pasará por mantenerse en la cima, la parte más difícil de cumplir. Siempre.