Rica historia la de los caballos argentinos que corrieron la carrera más importante del año en Del Mar

Historia para todos los gustos la de los caballos argentinos a lo largo de muchas de las ediciones del Pacific Classic (G1), la carrera más importante del año en Del Mar y que el sábado próximo contará con una nueva presencia de “los nuestros” con For the Top (Equal Stripes).

La primera versión se vivió en 1991 y ya desde el comienzo los albicelestes tuvieron protagonismo. Ese año el crack Festín (Mat Boy) era cuarto de un campeón como Best Pal (Habitony) para iniciar un camino de alegrías y sinsabores, y que tuvo sus picos de emoción con los triunfos conseguidos por Gentlemen (Robin des Bois), en 1997, y del célebre Candy Ride (Ride the Rails), en 2003.

Con la chaquetilla del Andrea A., Gentlemen defendió un favoritismo enorme venciendo al brasileño Siphon (Itajara), con Gary Stevens en sus riendas y por 2 3/4 cuerpos. En tanto, portando la divisa de Sidney y Jenny Craig, Candy Ride (Ride the Rails) (foto) construyó su memorable victoria con Julie Krone up, en el tiempo record de 1m59s11/100 y desparrando por 3 1/4 cuerpos al mismísimo Medaglia D’Oro (El Prado), con el que sostuvo un apasionante match durante gran parte del desarrollo.

Hubo, además, otros que quedaron a las puertas de la gloria. Por caso, el propio Gentlemen cedió por 4 largos ante el tordillo Free House (Smokester) cuando intentó defender su título en 1998; o Catch a Flight (Giant’s Causeway) escoltando a la inolvidable Beholder (Henny Hughes) cuando se convirtió en la única yegua a la fecha en imponerse en el Pacific Classic, en 2015. Lo mismo había intentado en 1992 otro ejemplar formidable como Paseana (Ahmad), quedando quinta del inglés Missionary Ridge (Caerleon).

Hubo más argentinos en los partidores del Pacific Classic, aunque no tuvieron tanta suerte. Cleante (Kleiglight) fue sexto y último de Tinners Way (Secretariat) en 1995, y cuando ganó Gentlemen, en 1997, Lord Jain (Lord Hailey) fue cuarto. Lazy Lode (Lode) busco la consagración en en 1998 y 1999, terminando cuarto en ambas ocasiones, y Tapatío (Candy Stripes) hizo lo propio en 2002, con un pobre décimo tercer lugar lejos de Came Home (Gone West) como resultado.

El Elogiado (Acceptable) fue otro de los que naufragó ante la exigencia, con un séptimo lugar la tarde que brilló Pleasantly Perfect (Pleasant Colony) en 2004. Magnum (El Compinche) también lo intentó, pero no pudo más que llegar séptimo de Lava Man (Slew City Slew).

Tampoco le fue bien a Gloabl Hunter (Jade Hunter) culminando octavo de Richard’s Kid (Lemon Drop Kid) en 2009, levantando un poco las acciones Suggestive Boy (Easing Along) con su quinta posición a 5 cuerpos de Dullahan (Even the Score) en 2012.

Mystery Train (Not for Sale) tuvo un traumático estreno en USA en la versión de 2014, quedando noveno muy alejado de Shared Belief (Candy Ride), y en 2018 Roman Rosso (Roman Ruler)vivió una situación similar con su cuarto de Accelerate (Lookin At Lucky).

Diego H. Mitagstein