Depende ahora de la aprobación de LOTBA, y se pone a tono con las sugerencias de OSAF e IFHA

El Hipódromo Argentino de Palermo informó este jueves que todos los análisis correspondientes a las carreras de G1 de su calendario serán enviadas desde ahora para su testeo en un laboratorio certificado por la Federación Internacional de Autoridades Hípicas (aclara: en el exterior del país), en concoordancia con el requerimiento formulado por la Organización Sudamericana de Fomento del Sangre Pura de Carrera, siguiendo los pasos de San Isidro, Brasil, Chile, Perú y Uruguay.

La decisión, según indica el parte, obligará a algunas modificaciones en los procesos de extracción de las muestras y que deberá ser sometido a la aprobación de las autoridades de la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (LOTBA), entidad a la que el circo porteño ya anticipó la necesidad de adaptarse a los tiempos que corren. El no ingreso de Palermo al sistema sugerido por IFHA podría traer consecuencias para el país en cuestión, tales como la no aprobación en la suba de categorías en carreras de grupo y/o la pérdida de la categoría en otros casos, lo cual redundaría en un perjuicio gigante para el elévage nacional y para el propio hipódromo.