Los principales hipódromos del país eligieron qué camino a seguir con las jornadas ya diagramadas

La brote de Covid-19 reformuló la actividad hípica a nivel mundial, y la Argentina no estuvo al margen. Al cabo de un jueves movidísimo, los principales hipódromos nacionales tomaron medidas al respecto.

Un rato antes de que San Isidro anunciara la medida de correr la jornada de este sábado y el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) sin público, el Hipódromo de Palermo había decidido de forma similar para sus fechas de viernes y lunes, a lo que también se sumó La Plata, que el jueves resolvió con normalidad su reunión pero que para domingo, martes y jueves restringirá también el acceso a cuidador, jockey y peón de los caballos participantes.

Por su parte, Azul y La Punta, en San Luis, decidieron cancelar las jornadas que tenían previstas para el próximo domingo, amparándose en resoluciones municipales en pos de dar una mano en controlar la diseminación del Coronavirus.

San Isidro, Palermo y La Plata recibirán juego de forma telefónica y también en su red de agencias, aunque una vez finalizada la semana en curso seguramente se tome la decisión de anotar condicionalmente a la espera de los pasos a seguir a nivel gubernamental y del resultado que se genere al cabo de los programas que se realizarán sin público.

La medida ha sido denominador común alrededor del planeta turf; por ejemplo, ayer, la Emirates Racing Association comunicó que a fin de mes la fantástica noche de la Dubai World Cup se cumplirá como estaba preestablecido, pero sólo tendrán acceso, profesionales, periodistas, sponsors e invitados especiales, y que no se venderán tickets al público.

El brote de Covid-19 está sacudiendo la economía mundial y las carreras de caballos no quedan fuera de ese espiral. El problema para la Argentina es la crisis por la que atraviesa el sector y un parate total significaría enormes pérdidas que quizás muchos no puedan afrontar. De allí que la decisión de correr sin público por parte de los hipódromos deba saludarse en el contexto de que, muy probablemente, trabajen a pérdida.