Salieron de perdedores venciendo de punta a punta, el potrillo con lo justo y la potranca por varios cuerpos

Antes del acostumbrado festival de carreras de categoría alternativa y otras para caballos veteranos, la reunión del miércoles en el Hipódromo de San Isidro involucró un par de turnos para 2 años sobre la pista de arena, competencias sin demasiado justificativo de realizarse sobre esa superficie si consideramos que el proceso selectivo para los productos allí se desarrolla casi en su totalidad sobre el césped.

Al contrario de lo que marca “la regla”, y acorde a los “tiempos que corren”, los potrillos fueron los primeros en salir al ruedo con los 1200 metros del Premio Capullo Rak de por medio. Respondiendo a su promisorio estreno y a enorme cantidad de boletos que portó, Paolopen consiguió abandonar la última de las categorías, no sin bastante esfuerzo.

El hijo de Orpen y la G1 Forty Paulina (Roar) criado en el Haras Las Raíces y defensor de los colores del Stud Grupo 4 mostró condiciones prevaleciendo de un extremo al otro, conteniendo la carga final de Al Batal (Master of Hounds) por apenas la mínima de las ventajas y tras 1m11s63/100.

Un ratito más tarde llegó el turno de las potrancas en el Premio Takahuita (1200 m), donde fue debut y triunfo para la linajuda Tapit Ruler, reservada del Stud-Haras Firmamento a cargo del equipo de Alfredo Gaitán Dassié.

Fue un espectáculo lo de la zaina, que asumió el liderazgo de la contienda ni bien se abrieron los partidores, desentendiéndose de allí en más de sus rivales hasta acumular 6 largos de ventaja sobre Muy Pícara (Exchange Rate) a la hora de cruzar el espejo y tras 1m12s6/100. Hija de Roman Ruler y Tapit Song (Tapit), fue gran favorita en las apuestas y seguramente volverá a ser noticia en el corto plazo.

Mención especial en el estribo para Maure (Easing Along), que logró su sexto éxito entre veteranos corredores.