Tirando en equipo con Acongojada Pass (foto), las dos hijas de Distinctiv Passion se miden con Una Bataclana y Gran Mirella

Siempre resultan llamativos y llamadores los primeros clásicos para los productos. Si hay una ilusión para todos en el mundo del turf es encontrar un crack, una ilusión, un caballo que pueda llenar espacios, ya sea para un propietario, para el público o para la hípica misma, que disfruta esas apariciones y que la potencian hacia niveles distintos.

Por eso tiene tanta importancia el inicio del proceso selectivo grande que se vivirá esta tarde en el Hipódromo de Palermo, donde la reunión arrancará a las 14 horas en medio de una ola de calor pronosticada y sobre la que no se reparó a la hora de las programaciones, poniendo en peligro con esa decisión la salud de todos. Pero, como esto es historia vieja, ya nadie puede sorprenderse. Después cuando no hay nadie temprano o las recaudaciones son bajas comienzan las caras de preocupación…

Volviendo a lo estrictamente hípico, y que será mucho, el Clásico Carlos Casares (G3-1000 m, arena) aportará la primera posibilidad de llevarse una prueba de grupo para las potrancas nacidas en 2021, un rato antes de que le toque el turno a los potrillos en el Clásico Guillermo Kemmis (G3).

Serán 8 las chicas que se ubicarán al final de la recta porteña esperando la señal de largada y buscando encontrar el trampolín hacia los primeros planos, con Papusa Pass (Distinctiv Passion) asomando como una carta interesante después de verla debutar ganando por 7 cuerpos a mediados de noviembre, estableciendo un tiempazo de 43s49/100 para los 800 metros.

Aquella no será la única reservada de El Alfalfar pues en la cancha también estará Acongojada Pass (Distinctiv Passion), no tan impresionante cuando se estreno, pero igual de efectiva, ya que se impuso por 1 cuerpo el mismo día, aunque empleando 1 segundo más.

Las dos representantes de la divisa de Alfredo Camogli se medirán con dos cartas bravas del Stud Tinta Roja como Una Bataclana (Dabster) y Gran Mirella (Dabster), que fueron 1-2 separadas por medio cuerpo en la final del Clásico Precoces platense, buscando ahora nuevos horizontes.

Ahora y Siempre (Angiolo), Sandrín (Holy Boss) y Soy La Líder (Manipulator)  vienen de ganar y van por más.