La hija de Angiolo superó ajustadamente a Amiguita Fortify y se llevó el Especial Niguá, en La Plata

LA PLATA.- Casi como una copia de su triunfo de hace un par de semanas en el Clásico Lucio Taborda fue la actuación que le permitió a la imparable Ambar Rose (58 kg.) llevarse el Especial Niguá (1500 m, arena normal), la primera de las dos pruebas por encima del nivel común que ofreció el hipódromo local en su cortita jornada de martes.

No hace falta que apabulle a sus rivales, para la zaina da la sensación de que con lo justo y necesario está bien, alcanza, aunque siempre le pone una cuota de sacrificio a sus conquistas. Esta vez su víctima fue Amiguita Fortify (Fortify, 58), que tras liderar desde la partida con generosidad, no pudo controlar la atropellada externa de la hija de Angiolo, que terminó superándola en los tramos finales para imponerse por medio pescuezo en la aceptable marca de 1m29s49/100.

Atendida por Humberto Benesperi, Ambar Rose tiene en Juan Carlos Villagra a otro puntal de su gran momento. El jockey está corriendo con serenidad, acertando en sus decisiones, atravesando por un gran momento; no por nada es uno de los mejores.

Cría del Haras El Paraíso y con la generosa Rose of Grace (Bahiaro) como madre, Ambar Rose festejó por séptima vez al cabo de 25 salidas, habiendo terminado adelante en 5 de sus últimas 8 performances, en 4 de esas ocasiones en competencias jerárquicas.