La yegua argentina correrá una carrera más este año antes de ingresar a la reproducción

DEL MAR, California (Especial para Turf Diario).- Para la muy destacada yegua argentina Madame Stripes el final de su campaña de pistas está a la vuelta de la esquina. Según informó a Turf Diario Neil Drysdale, su preparador, la hija de Equal Stripes correrá una carrera más antes de viajar hacia Kentucky para comenzar su trayectoria en la reproducción.

Las opciones en el cronograma para la zaina propiedad del Gainesway Farm son dos: el Matriarch Stakes (G1), sobre la milla de césped el 2 de diciembre en Del Mar (donde podría chocar con su “compatriota” Dona Bruja…) o el Robert J. Frankel Stakes (G3-1800 m, césped), a disputarse el sábado 29 de diciembre en Santa Anita Park.

Criada en el Haras Estancia La Josefina, de los hermanos Alvarez, Madame Stripes viene de terminar en un muy positivo tercer lugar en el Goldikova Stakes (G2), dándole continuidad a una serie de actuaciones muy valiosa.

Ganadora a los 2 años en Palermo, fue segunda en el Clásico General Luis María Campos (G2) y en el Gran Premio Polla de Potrancas (G1), y luego de quedar cuarta en el Gran Premio Selección (G1) fue vendida para los Estados Unidos. Allí tardó más de un año en competir, pero cuando llegó el momento estaba lista para no defraudar casi nunca.

En el resumen habrá que decir que hasta ahora ganó el Megahertz Stakes (G3) y el Osunitas Handicap (L), siendo además segunda en el Yellow Ribbon Handicap (G2), en el Wilshire Stakes (G3) y en el Swingtime Stakes (L). También terminó tercera en el Gamely Stakes (G1), en el Royal Heroine Stakes (G2), en el Bayakoa Stakes (G2) y en el John C. Mabee Stakes (G2), totalizando en premios la nada despreciable suma de 446.368 dólares.

Madame Stripes no será recordada como una Bayakoa (Consultant’s Bid) o una Paseana (Ahmad), las máximas referentes a nivel internacional entre las yeguas argentinas, pero se ganó el respeto de todos y llenó de alegrías y buenas noticias a la Argentina, defendiendo el prestigio de su hípica dando siempre lo mejor.

Se va terminando la historia de Madame Stripes en las pistas, con un saldo altamente positivo, pero, quien dice, no tiene guardada una despedida que le ponga la frutilla a la torta. Que lo dará todo, ya es conocido.