Cargando 133 libras, con una penalidad de 5, se impuso con mucha comodidad en el Duke of Cambridge Stakes (G2)

ASCOT, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Con mucha expectativa se aguardó este martes por el Duke of Cambridge Stakes (G2-1600 m, césped), para yeguas desde los 4 años, donde chocaba un grupo de participantes por demás talentoso.

Entre ellas, y pese a cargar una penalidad de 5 libras (llevó 133), Saffron Beach fue terminante para volver a ser noticia, en la carrera que marcó su regreso a la acción en el viejo continente tras animar en marzo último el Dubai Turf (G1) de Meydan, en Emiratos Arabes Unidos, cuando terminó cuarta.

Consagrada favorita en las apuestas, la hija de New Bay y Falling Petals, por Raven’s Pass), heroína en el Sun Chariot Stakes (G1) del año último -y que fue la causa del peso extra- aceleró de firme con 600 metros por recorrer e hizo todo demasiado fácil de allí en adelante, con un William Buick más preocupado por ahorrarle energías que por el riesgo que podrían acercarle sus rivales.

En el disco, Saffron Beach terminó estableciendo 3 1/2 cuerpos de ventaja sobre Thunder Beauty (Night of Thunder), con Primo Bacio (Awtaad) en tercero a sólo la cabeza, deteniendo el reloj al cabo de 1m39s99/100. La favorita Bashkirova (Pivotal) corrió última durante la mayor parte del recorrido y pudo mejorar hasta llegar quinta en el cierre.

Para la entrenadora Jane Chapple-Hyam fue su segunda victoria en el mitín real, y sobre la actuación de Saffron Beach y su futuro contó: “Creo que es buena, pero estaba algo preocupada por las 5 libras extra, aunque si la penalidad existe hace tanto tiempo, por algo será. Creo que ahora apuntaremos al Prix Rothschild (G1) del 2 de agosto en Francia, para luego pensar otra vez en el Sun Chariot y, por último, en la Breeders’ Cup. Aunque todo quedará como decisión de sus propietarios”.

William Buick, en tanto, que consiguió su triunfo número 30 en Royal Ascot, sumó: “Hizo una linda punta en la primera mitad del desarrollo, veníamos lento, pero ella traía un buen ritmo. Aceleré algo temprano, pero se mantuvo fuerte hasta el final. Nunca es fácil llevar penalidades, pero creo que es un poquito mejor de lo que era el año último. Me alegro mucho por Jane y por los propietarios, porque mantiene siempre a sus caballos en gran forma y, especialmente con SaffronBeach, viene haciendo un trabajo fenonemal”.