Guiado con acierto por Martín Valle, el hijo de Fortify recuperó la buena senda cortando el vuelo del puntero East Ender sobre el final

Pecato Joy (56 1/2 kg.) no es precisamente uno de los caballos más regulares del mundo últimamente, pero, cuando está de buenas, es capaz de lograr triunfos importantes como el que se llevó este martes de Palermo, alzándose con el Handicap Pure Prize, que sobre la milla de arena abrió el doblete jerárquico de la jornada.

Previo titular de los handicaps Parwiz y Mesa Alvear, ambos en la auxiliar de San Isidro, el hijo de Fortify arruinó en los metros finales los planes del puntero East Ender (Il Campione, 53 1/2), pasando de largo y hasta vencerlo por 1 1/2 cuerpo en la aceptable marca de 1m35s53/100.

Mucho tuvo que ver la paciencia de Martín Valle -cuyo momento es sensacional- con el defensor de la caballeriza Urquiza, porque nunca se preocupó más allá de haber quedado muy lejos en un momento, lo dejó acomodarse a su propio ritmo y estuvo astuto al buscar la libertad del centro de la pista cuando llegó la recta final para atropellar por allí sin tropiezos.

Una vez que tomó impulso, fue imparable Pecato Joy, desnivelando en la cuadra final hasta establecer las ventajas referidas sobre el valiente líder y dándole una alegría de las grandes a sus seguidores, pagando suculentos $ 11,25. A 3 cuerpos, el podio lo completó Tsunami Key (Key Deputy, 59), que debió haber sido distanciado por molestar claramente en el derecho a Jenofonte Stark (Fortify, 56), cuarto en el cierre, aunque el comisariato no se sabe qué estaba mirando.

Criado por el Haras Firmamento y al cuidado de Enrique Martín Ferro, Pecato Joy festejó así por sexta ocasión en su campaña, llevando su recaudación hasta los 9.190.575 pesos y ratificó que en este nivel y rindiendo al máximo, nunca puede ser olvidado, pues tiene a mano siempre una labor que lo lleve al área de definición.

El zaino tiene por madre a la muy corredora Pecadora Inc (Include), yegua adquirida por Juan Carlos Bagó a La Biznaga durante su liquidación y que en Sierra de los Padres también produjo a Pecadora Joy (Fortify), segunda esta temporada en el Clásico Miguel Luis Morales (G2) platense, y a Pertinax Joy (Fortify), que cuenta como mejor triunfo el que consiguió en el Gran Premio Batalla de Tucumán.