Los potrillos buscarán un triunfo importante contra el ganador de las 2000 Guineas de 2021, en la mejor del día en el norte

Lindo cruce el que propone el Clásico Embrujo (L), la prueba central del miércoles en el Hipódromo de San Isidro, capaz de postular un par de nombres hacia el ya cada vez más cercano Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1). Pautado sobre una milla en el césped, bajo régimen de handicap y para caballos desde los 3 años, tiene como máximos candidatos a sendos potrillos preparados en Palermo por Juan Saldivia y Roberto Pellegatta.

Por un lado estará Eulario (Bodemeister, 54), y por el otro Fiolo Boss (Holy Boss, 53), ambos desafiando la mayor experiencia del G1 Vespaciano (Daniel Boone), destinatario del peso máximo de 60 kilos y buscando reencontrar su mejor forma, tras un período de actividad irregular.

Tras salir de perdedor en el centro, Eulario tuvo una primera labor bien interesante sobre la grama norteña, atropellando largo para superar por 1 1/2 cuerpo a Tax Code (Fortify) en el Clásico Candy Ride (L). Da el paso a la milla, y no debería ser problema, esperando por un desarrollo movido que le de una manito.

Fiolo Boss, por su parte, debutó ganando bárbaro en marzo, pero cuando reprisó cargado de boletos en el Clásico Old Man (G3) no rindió lo esperado. Salió de escena otra vez por un tiempito, y su vuelta no pudo ser más auspiciosa, luciéndose en las 14 cuadras porteñas. Será su primera presentación sobre el césped, y allí hay un pero para postergarlo en las preferencias.

Ganador del Gran Premio 2000 Guineas (G1) de 2021, cuando también llegó segundo en el Gran Premio Jockey Club (G1), Vespaciano no pudo volver nunca a esa forma, alternando buenas y malas. Pagó la reprise con un séptimo en el Clásico Domingo E. Pascual de Palermo y ahora, otra vez en su cancha preferida, tratará de recomponer su imagen.

Tooru (Lizard Island, 54) y Pablinho (Hurricane Cat, 56) son nombres para tener en cuenta si de buscar probables sorpresas se trata, al igual que valdrá la pena mantenerle el crédito abierto a Sonny Bill (Portal del Alto, 57), que en cualquier momento hace memoria y gana a un sport de fiesta. Splitwise (Treasure Beach, 55), que viene de perder a nada de Eshebo (Interaction) es otro a tener en cuenta.