Ante un lote endeble, el tordillo mantuvo su invicto sobre el césped en el Clásico de la Provincia de Buenos Aires

Por Diego H. Mitagstein

Genética, cualidades y respaldo desde el entrenamiento eran las claves para pensar en la previa del Clásico de la Provincia de Buenos Aires (G3-2400 m, césped), del sábado en el Hipódromo de San Isidro, que Pelo Platinado podía refrendar todo lo bueno que se le había visto cuando debutó ganando sobre dos kilómetros en la cancha principal del norte.

Hijo de Cima de Triomphe -padrillo “hecho” para este tipo de carreras…- y preparado por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia en Palermo, el potrillo de Las Canarias no sólo mantuvo su invicto, sino que ganó con suficiencia y quizás ahora hasta tenga la posibilidad de correr el mes próximo el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), una prueba dura y ante los mejores.

Era una carrera livianita el Provincia, casi ganadores de una -casi como siempre, en realidad-, y el tordillo aprovechó la oferta de la mejor forma, llegando mejor a la milla y media que sus rivales y exhibiendo lo mejor de su parte en los 200 metros finales, sin un cambio de ritmo espectacular, es cierto, pero con constancia, que entre los stayers es “parecido”.

El perdedor Encarrilado (Fragotero) fue el encargado de marcar el paso, y ciertamente que no lo hizo tan mal. Como habrá sido que sólo Pelo Platinado pudo superarlo en la recta final, venciéndolo por 1 1/2 cuerpo, con Expreso Oriente (Hurricane Cat) completando la trifecta a medio pescuezo y un flojito Astro Latino (E Dubai) llegando cuarto al pescuezo. Don Tigre (Cityscape), otro perdedor, fue quinto a medio largo, todo tras 2m26s80/100 sobre pista normal.

Criado por el Haras Don Arcángel y con Edwin Talaverano ganando su primer clásico desde que regresó al país para convertirse en monta oficial del Stud Las Canarias, Pelo Platinado pasó el desafío con un aprobado y ahora puede apuntar un poco más arriba. Quizás el Pellegrini lo exceda en este momento, pero Pellegatta y Saldivia tienen entre manos y fondista interesante, para pulir.

El Provincia de Buenos Aires, en tanto, deberá mejorar su nivel o estará en el corto plazo a perder su categoría de G3. Y nadie podrá quejarse si ocurre.