El argentino y el brasileño, ambos con campaña en Maroñas, buscan hacer historia en Arabia Saudita; Noble Truth, otro bravo…

Por Diego H. Mitagstein (Enviado especial de Turf Diario a Riyadh, Arabia Saudita)

RIYADH, Arabia Saudita.- La amplísima delegación sudamericana que toma parte del mitín de la Saudi Cup tendrá dos cartas esta tarde en el Saudi Derby (G3-1600 m, arena, US$ 1.500.000 de bolsa), ambos con campaña previa en el Hipódromo Nacional de Maroñas, Uruguay. Por un lado estará el brasileño Kiefer (Drosselmeyer), en su tercera entrega por estos pagos luego de dos muy generosas actuaciones en Meydan, Emiratos Arabes Unidos; y por el otro aparece el argentino Perfect Love (Heliostatic), carta de Antonio Cintra y al que por fin le llegó el momento de hacer su debut en Medio Oriente.

Claro, para ambos la cuestión aparece complicadísima por la presencia descollante del estadounidense Pinehurst (Twirling Candy), nieto paterno del crack Candy Ride y uno de los potrillos más destacadas en su país. Preparado por Bob Baffert, y con el francés Flavien Prat listo para montarlo, ganó el Del Mar Futurity (G1) a los 2 años antes de quedar quinto en el Breeders’ Cup Juvenile (G1). Volviendo en 2022, fue segundo en el San Vicente Stakes (G2) de Santa Anita Park, quedando listo para su viaje. Semejantes antecedentes meten miedo, y da la sensación de que si rinde al máximo, ganarle será prácticamente imposible.

Pero, como carreras son carreras, allí están Kiefer y Perfect Love listos para intentar la hazaña. El alazán debutó con un tercero en Meydan cuando animó las UAE 2000 Guineas Trial, para luego ser escolta de Azure Coast (Street Sense) en las UAE 2000 Guineas (G3), dominando demasiado temprano. Quedó bárbaro y para el entrenador Ricardo Colombo y el jockey Héctor Lazo el entusiasmo anda por el cielo. Perfect Love  es doble ganador clásico en Maroñas y después de su cuarto en el Gran Premio Nacional (G1) emprendió el viaje; está listo y será una buena ocasión para conocer su nivel actual.

El francés Noble Truth (Kingman), “Godolphin boy” supo ser segundo en el Prix Jean Luc Lagardere (G1) francés y se hará respetar.