El hijo de Dubawi era uno de los padrillos de la cabaña; su primera generación debutó esta temporada y ya tiene un hijo ganador

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- El Haras Gina Santa Rosa anunció con tristeza la muerte de Zerfaal, uno de sus padrillos y cuya primera generación está debutando esta temporada. El único hijo de Dubawi en servicio aquí, el zaino sufrió una insuficiencia renal este lunes por la mañana de la que no pudo recuperarse pese al trabajo de los veterinarios. Tenía apenas 11 años.

Nacido en Inglaterra, al cuidado de John Gosden y con los colores del Shadwell Farm, el zaino cumplió una breve campaña en Inglaterra, saliendo de perdedor sobre 2400 metros en Nottingham en su tercera salida a los 3 años y repitiendo en la milla de Ascot en su siguiente salida.

Zerfaal era dueño de una genética de primer nivel mundial, pues Dhelaal (Green Desert), su madre, que no tuvo campaña de pistas, también produjo al campeón Makfi, el mejor 3 años en Europa en 2010 y el mejor millero de esa misma temporada en Francia, tras imponerse en carreras del peso del Prix Jacques Le Marois (G1) o las 2000 Guineas (G1) inglesas. En la reproducción, fue Campeón Padrillo durante 2015 en Francia y padre, entre otros, de Make Believe, que, a su vez, dio el múltiple G1 Mishriff.

La segunda madre de Zerfaal era Irish Valley (Irish River), una hermana materna del fenomenal Green Dancer (Nijinsky) y que tuvo al campeón Alhaarth (Unfuwain), a la G3 Green Pola (Nijinsky) -vientre de la G3 en Japón Cape Lizburne (Bering)- y a Dalayil (Sadler’s Wells), que produjo al G3 Aqaleem (Sinndar), todos en el mismo pedigree de los cracks Authorized (Montjeu), Quijano (Acatenango), Okawango (Kingmambo) y Solemia (Poliglote).

La primera generación de Zerfaal en Perú, nacida en 2018, debutó en la presente temporada, y ya tiene un hijo ganador en Previsto, como así tambén otras dos crías que ya han conseguido figuraciones, tales como Gea e Ignoto, en una producción muy reducida.

Para Gina Santa Rosa la pérdida de un caballo joven y nuevo como Zerfaal es un duro golpe, aunque allí no conocen de tropiezos, y seguirán apostando por la hípica pese a tan sensible baja.