Junto con los peruanos Milos y Radagast esperan por la posibilidad de una gatera en la prueba continental, pero antes deberán seguirse los pasos establecidos por el reglamento

Hay muchas formas de correr el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), que en 2020 tendrá su versión sobre el césped del Hipódromo de San Isidro, en Argentina. Ya los Jockey Clubes e Hipódromos realizaron sus nominaciones y la lista de participantes comienza a tomar cuerpo.

Pero hay más propietarios interesados en que sus caballos tengan un lugar, para lo que deberán cumplirse los pasos establecidos en el reglamento que figura publicado en la página web de la Organización Sudamericana de Fomento del SPC, organizadora del evento continental.

En las últimas horas el sitio Infoturf adelantó que la delegación local podría sumar dos nombres a su lista con Pinball Wizard (Orpen) y Tetaze (Equal Stripes), aunque también se sabe que en el entorno de Roman Joy (Fortify) (foto) han realizado las averiguaciones para ver la posibilidad de que el ganador del último Gran Premio Jockey Club (G1) también pueda tener su oportunidad.

Por otro lado, Peru Hípico comentó que los propietarios de Milos (Yazamaan) -participó en el Latinoamericano de 2019 en el Club Hípico de Santiago, en Chile- y Radagast (Endorsement) -llegó cuarto el fin de semana en el referencial- también estarían dispuestos a sumar a sus caballos de haber un espacio

¿Qué debe tenerse en cuenta para conseguir un lugar? Pues bien, los pasos son bastante sencillos y figuran en el referido reglamento. Estableciendo un orden de preferencias aparecen primero los caballos nominados por los miembros activos de OSAF y, luego de sus designaciones y si quedan gateras disponibles, se abre lugar para los anotados como extra clasificados, cuyos dueños deberán pagar un total de 25.000 dólares en concepto de “anotación (son 11 actualmente, aunque entre ellos aparece Imperador, elegido por San Isidro)

Si después de esos pasos todavía quedan espacios vacantes, se abrirá una nueva inscripción hasta 15 días antes de la prueba, también, desembolsando los US$ 25.000 referidos como obligación.

El número de participantes depende de la disponibilidad del partidor y también de la pista, por lo que en el caso del Hipódromo de San Isidro podrían considerarse hasta un total de 24 participantes