Reunión para el olvido la que llamó el centro, con 13 condicionales como oferta, muchas de ellas CA

Por mucho tiempo las reuniones de los lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo invitaban a vivirse. Buenas carreras, lindo clima en las tribunas, pozos asegurados e incrementos, el combo era perfecto para un día de semana. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, en Avenida del Libertador y Dorrego los lunes se transformaron en una fecha sin peso, con mayoría de carreras de categoría alternativa, copiando el modelo de los miércoles en el Hipódromo de San Isidro, buscando poco gasto en premios y un nivel similar de recaudación.

Por allí pasará la historia hoy, con apenas un par de condicionales decentes y sin siquiera un turno por encima del nivel común ante la anulación de los dos handicaps que estaban previstos. Fuera de la CA o en competencias que no sean para caballos de 5 años y más edad, o 6 y más, habrá que apoyarse en el Premio Sensitivo, que sobre 1800 metros y en la arena enfrentará yeguas de 4 años con un triunfo en su haber.

Entre las 8 participantes la preferencia recae sobre Kume (Cima de Triomphe), que se reincorpora a la actividad luego de 184 días alejada buscando hacer pesar su larga fila de arrimes jerárquicos. La defensora del Stud Rodolfo Pedro que prepara Edgardo Martucci se despidió cruzando sexta en el Clásico Partícula (G2), pero antes había sido, por ejemplo, segunda en el Raúl Aristegui (G2), en el Miguel Luis Morales (G2) y en el Diego White (G3), o tercera en el Gran Premio Selección de Potrancas (G1).

En su camino se cruzan Esmeralda Mía (Catcher In the Rye) (foto) y Even Got Stripes (Equal Stripes), buscando darle la “bienvenida”.