El hijo de New Approach corrió su cuarto G1 en poco más de 40 días y despatarró a sus rivales en el St James’s Palace Stakes

BERKSHIRE, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- ¡Qué pedazo de potrillo es Poetic Flare! La exclamación tiene sus razones en el impresionante triunfo que consiguió hoy en el St James’s Palace Stakes (G1-1600 m, césped bueno) de Royal Ascot, pero también en el fantástico derrotero que tuvo en los últimos 40 días y que le permiten proyectarse como el mejor 3 años de la actualidad en el continente europeo.

Ganador de las QIPCO 2000 Guineas (G1) de Newmarket, luego tropezando en la pesada de ParisLongchamp para llegar sexto en la Poule D’Essai des Poulains (G1) y, por último, escolta de su compañero Mac Swiney (New Approach) en las Irish 2000 Guineas (G1), ahora el hijo de New Approach sumó otro hito increíble para su campaña gigante, acabando con sus rivales en una de las pruebas más duras del calendario como si se tratara de perdedores.

La explosión que fue el zaino en la recta del viejo hipódromo de Ascot fue el sumum, hizo temblar las tribunas, arrancó con una velocidad increíble, sacando de ritmo al resto de los participantes para separarse con una facilidad que llamó la atención.

En el disco se contaron 4 1/4 cuerpos de ventaja entre el potrillo que guió una vez más Kevin Manning y Lucky Vega (Lope de Vega), otro 3 años bueno sin cuento y que por el pescuezo postergó hasta el tercer lugar a Battleground (War Front), que por ahora pesa más por su pedigree que por sus resultados, todo en excelentes 1m37s40/100, marca considerablemente más veloz con respecto a la que empleó un rato antes Palace Pier (Kingman) para imponerse en el Queen Anne Stakes (G1) de 1m39s18/100…

Y ya que se lo nombra a Palace Pier, bastó con que Poetic Flare terminara su faena descomunal para que el mundo del turf se planteara un cercano enfrentamiento entre ambos por el cetro de la milla, ¿quizás en el Qatar Stakes (G1) de Glorious Goodwood?

Si hay un culpable para el desandar de G1 de Poetic Flare ese es Jim Bolger, un maestro en todo sentido y que muestra su enorme capacidad con su potrillo. Manning contó sobre el triunfo luego: “Creo que es uno de esos caballos de hierro como Giant’s Causeway. Es duro y en este piso firme demostró cuan bueno es. Jim es un entrenador maravilloso. Traerlo aquí en este nivel después de tantas carreras difíciles es realmente increíble”.