France Gallop anunció la novedad el miércoles; serán aceptadas de nuevo en la pista 120 días después del salto y si quedaron vacías

France Gallop anunció este miércoles un cambio en sus reglas en las carreras para caballos sangre pura, árabes o de trote, por la cual ya no podrán competir yeguas una vez que fueron servidas por un padrillo. La novedad pone a la hípica francesa en líneas con otras europeas, como la inglesa o la irlandesa, donde las hembras deben dejar las pistas más allá de los 120 días de haber recibido un salto, aunque, en caso de no resultar preñadas, pueden volver a las canchas.

Muchos criadores galos manifestaron su disconformidad ante la normativa, primero por la forma en que se comunicó y luego por comenzar a aplicarse en el medio de la temporada de montas, sin notificar a los haras y propietarios de forma directa, y por haberse tomado de forma inconsulta, sin una discusión previa.

De acuerdo al artículo 123 del Código de Carreras de Caballos, desde el 1 de marzo de 2023 ninguna yegua o potranca que haya sido servida o confirmada como preñada, podrá tomar parte de una competencia. Para aquellas que no haya sido confirmada su gestación, sí podrán ser inscriptas, pero sólo 120 días después del salto. Tampoco una yegua que haya sido madre podrá podrá competir, al menos, hasta 240 días después de dar a luz a su cría.

Des Leadon, Presidente del Comité Asesor Veterinario de la Federación Europea de Asociaciones de Criadores de Pura Sangre (EFTBA), presentó una nota de cautela en cuanto a la redacción utilizada para el anuncio.

«La noticia se relaciona con las yeguas preñadas que compiten y creo que tenemos que tener mucho cuidado en esta era en cuanto a cómo aplicamos nuestra terminología. En la industria del pura sangre no corremos con yeguas preñadas porque las yeguas son maduras y, por no ser semánticos, hay etapas del embarazo. En los primeros 60 días después de la concepción estamos hablando de un embrión, y un embrión es una entidad muy pequeña, no viable fuera del útero, y ocupando un espacio mínimo. Su capacidad de tener mucha influencia sobre un animal de 500 kg es mínima. Entre 60 días y 120 días, la entidad post-concepto es llamado feto. No se llama preñez. Incluso si tomamos al feto hasta los 120 días, probablemente no pese más de dos o tres libras y no es más grande que seis o siete pulgadas. Una vez que una yegua ha concebido, y prefiero eso a preñada, por supuesto que habrá cambios endocrinos, pero hay cambios endocrinos de todos modos en el ciclo reproductivo cuando las yeguas están en estro y cuando no lo están. Así que mi preocupación es que el uso de un término que dice ‘carreras’ y ‘yeguas preñadas’ es engañoso, y creo que es un lenguaje emotivo que no deberíamos estar usando en estas circunstancias”.

La noticia promete traer nuevos capítulo, pues hay quienes han planteado las diferencias entre la cría de caballos de carrera y de carrera árabes o de trote, donde, por ejemplo, está permitida la fecundación artificial, un dato para nada menor, según los especialistas; al menos, como para que los reglamentos no sean idénticos.