La hija de Into Mischief “salvó las papas” ante el tibio cuarto lugar de su compañera y favorita Wet Paint

LOUISVILLE, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Dicen que “una mano lava a la otra”, y la frase bien puede aplicarse a lo que sucedió este viernes en el Kentucky Oaks (G1-1800 m, arena, US$ 1.250.000 de bolsa), donde Godolphin terminó llevándose la victoria, aunque no con el nombre esperado, sino con su segunda opción.

La divisa del Sheikh Mohammed tenía como carta principal a Wet Paint (Blame), invicta en 3 actuaciones esta temporada, pero falló a la hora de ser protagonista de la definición, terminó cuarta y le cedió el lugar en la historia de la hípica grande a Pretty Mischevious, que dominó temprano al pisar la recta para contener por el pescuezo la carga desesperada y desprolija de Gambling Girl (Dialed In).

Preparada por Brendan Walsh y con un Tyler Gaffalione preciso en sus riendas, la hija de Into Mischief y la ganadora de G1 Pretty City Dancer (Tapit) tenía antecedentes como para contemplarla entre las candidatas, habiendo ganado el Rachel Alexandra Stakes (G2) y luego quedando segunda de Southlawn (Pioneerof the Nile) en el Fair Grounds Oaks (G2).

Aquí no sólo se tomó revancha de esta última rival, que finalizó lejos, sino que trepó hasta lo más alto de una división que no tenía una figura definida pero que ahora, al menos, tiene una líder por peso propio, más allá de que el breve margen por el que se impuso no resulte para nada definitorio.

Para Godolphin fue el primer festejo en el Oaks, haciendo equipo con el mismo entrenador que le dio victorias de grupos uno con Maxfield (Street Sense) y Satin (Distorted Humor). “No habíamos podido ganar esta carrera antes; llegamos segundos, pero hace mucho. Llegamos a esta edición con 2 cartas, dos potrancas que criamos, y este triunfo significa mucho para todos. El Sheikh Mohammed armó un grupo notable de yeguas madre en los Estados Unidos, y es muy bueno empezar a cosechar los resultados”, contó Michael Banahan, manager de la divisa.

Para Walsh también fue su primer festejo en las lilas, tras el que comentó: “Llevo muchos años asociado con Godolphin y es un honor inmenso poder trabajar con caballos de este nivel”.